Top

Lean startup resumen

Lean start up Eric Ries

El mundo del emprendimiento está creciendo demasiado rápido, todos los días miles de personas apuestan su patrimonio por una “gran idea de negocios” con la expectativa de que si crean un “buen producto” este se va a vender solo.

La realidad es que esto casi nunca sucede, es más, el 75% de emprendimientos en México fracasan dentro del primer año de operaciones.

Esto crea mucha incertidumbre. 

La competencia cada día es más agresiva y los clientes tiene muchísima información a su disposición. Si no cuentas con el conocimiento adecuado para lanzar tu negocio, aumenta tu posibilidad de fracasar.

foto blanco y negro del libro lean startup de eric ries en una manta en una mesa de madera, atras una planta

Es por eso que Eric Ries, escribió el libro “La metodología Lean StartUp”. 

Más que un libro, es una guía práctica para emprender un negocio enfocado en la innovación continua.

Muchas personas se avientan a iniciar un negocio pensando que se convertirán en multimillonarios de la noche a la mañana. La realidad es que esto casi nunca pasa. 

Primero tienes que comprender que ser un emprendedor no es como lo pintan en las películas.

Es muy raro que quien emprende un negocio se vuelve millonario, esto requiere sacrificio, tenacidad y sentido común… Mucho menos que esto suceda de la noche a la mañana.

Muchas empresas siguen creándose con el método tradicional. Crean un prototipo de su producto o servicio, invierten todo su dinero en el diseño de su marca, infraestructura y contratando personal. 

Se preparan para recibir a miles de clientes sin siquiera haber abierto las puertas de su negocio y cuando esto no sucede no cuentan con la flexibilidad para adaptarse a las necesidades del mercado, ni el presupuesto para amortizar los costos de su empresa. 

La mayoría de los emprendedores aún siguen dos líneas de pensamiento:

1. Son oráculos del mercado: Piensan que su idea es perfecta y que si o si van a triunfar. Crean proyecciones muy específicas, como si tuvieran una bola de cristal que les dijera exactamente lo que necesita su mercado, como crearlo y que va a pasar cuando lo lancen.

2. Confían ciegamente en su intuición: Tuvieron una “buena idea” y tienen el presentimiento que el éxito está a la vuelta de la esquina. No investigan, no se preparan, no presupuestan. Siguen su intuición  y dejan las cosas a la suerte.

No me malinterpreten, los planes de negocios sumamente detallados son útiles y necesarios. Hay gente que ha tenido mucho éxito siguiendo su intuición… pero existen mejores maneras de hacer las cosas.

Este tipo de pensamiento debe cambiar, como emprendedores debemos contar con una mejor alternativa para lanzar nuestros negocios.

Es por eso que Eric Ries nos ayuda a comprender mejor cómo ingresar con eficacia al mundo de los negocios siguiendo el método Lean Startup. Un sistema en el cual los emprendedores usan la innovación continua para crear negocios exitosos.

¿Qué es el método Lean Startup?

Una Startup es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema. Sus herramientas de ideación principales son hipótesis, procesos científicos de experimentación, análisis estadístico y el uso de productos mínimos viables para reducir el riesgo al introducir su producto al mercado.

El método lean te permite lanzar un producto al mercado rápidamente y por medio de experimentos, ir cambiando tu solución conforme a las necesidades reales del mercado. Otra de las ventajas, es que marca un límite en el rango de inversión y el rango de tiempo que necesitas para lanzar y amplificar tus resultados a corto plazo.

El objetivo de cada experimento de una Startup es descubrir cómo crear un negocio sostenible a partir de una visión. Aunque las estrategias y los procesos suelen cambiar la visión no.

El libro Lean Startup se divide en tres partes:

  1. Ver
  2. Dirigir, crear y medir
  3. Acelerar

Ver

Lo primero que se tiene que hacer al crear una Startup es definir tu servicio o producto y crear tu solución lo más rápido posible. 

En esta fase haces una serie de asunciones, haciéndote preguntas como:
-¿Qué quieren los clientes?
-¿Comó puedo solucionar esta necesidad?
-¿Cuánto pagarían por ello?

Con las respuestas a estas preguntas tu trabajo es crear un prototipo de tu solución y lanzarla al mercado como una “prueba piloto”.

Esta prueba piloto debe ser un “producto mínimo viable”

¿Que es un producto mínimo viable?

¿Por qué hacer esto? 

Aunque el producto no esté terminado, puedes usar la retroalimentación de tus clientes para hacer los cambios a tu prototipo y adaptar tu solución de acuerdo a las necesidades del mercado. Ries destaca la importancia del feedback con nuestros clientes como un aspecto clave para construir una buena Startup.

La clave es construir un negocio sostenible y para eso tienes que experimentar y si tienes fallos, no importa, son aprendizajes validados que influyen en tu estrategia.

Rick, de la caricatura Rick & Morty, trabajando en su laboratorio, llevando a cabo un experimento.

Crear, medir y aprender

Como ya mencionamos Eric Ries nos enseña a crear empresas por medio de experimentos y utilizando circuitos de retroalimentación que se centran en un ciclo virtuoso de tres etapas,  crear, medir y aprender. 

Gracias a este circuito podemos tomar decisiones durante la trayectoria de desarrollo de nuestro producto que correspondan a las necesidades de nuestro mercado.

Es muy importante que a pesar de los cambios generados siempre tengas en cuenta tu visión. Lo que cambia es el proceso más no tu meta, que vendría siendo tu visión.

  • Crear: Es tiempo de crear un experimento basado en un producto mínimo viable, es decir, crear un producto con el mínimo esfuerzo y recursos.
  • Medir: Tenemos que tener en claro cómo medir el éxito de nuestra experimento, qué indicadores o métricas funcionan para saber si nuestro producto está funcionando o no.
  • Aprender:No importa si la hipótesis de nuestro experimento fue acertada o no, lo que importa es aprender de cada uno de los experimentos que conducimos, y aplicar esos descubrimientos a nuestro próxima iteración de producto. 

Si no tienes éxito, es necesario identificar el problema y basarse en datos estadísticos. Por ejemplo:

Si creaste un sitio web y has tenido muchas visitas pero no has concretado ventas, el problema podría ser que no estás generando suficiente valor para que la personas que entre a tu sitio web digan, “Wow, lo necesito”.

Con base a esta hipótesis puedes crear un experimento. Algo tan sencillo como crear videos de casos de éxito de tus mejores clientes o un proceso que le enseñe a tus visitas el verdadero valor de tu producto.

Al definir qué camino vas a tomar con tu experimento creas un modelo rápido de esta solución, establecer un periodo de experimentación y mides de cerca cómo es que este cambio impacta la cantidad de ventas que se generen de tus visitas web.

Si los resultados de tu experimento son exitosos, aprendes de él y creas una versión más sofisticada de tu producto mínimo viable para incrementar su impacto. 

Si tu hipótesis inicial no es la más efectiva debes modificar tu estrategia, es aquí cuando es momento de pivotar, es decir, cambiar de dirección, e investigar de nuevo qué es lo que quiere el mercado, adaptarte y volverlo a lanzar.

Acelerar

En esta fase ya tenemos un producto que funciona y es sostenible, el negocio se sostiene por sí mismo pero aún no genera ganancias. 

Aquí es donde nos tenemos que enfocar todos nuestros esfuerzos en el crecimiento, ya sea pegajoso, viral o pagado.

  • Pegajoso: En este sistema los clientes pagan por una suscripción, y donde tienes que intentar generar más clientes y tener más retención. Ejemplos: Netflix, Amazon Prime Video etc
  • Viral: Algunos nuevos clientes van a venir por recomendación de clientes antiguos.
  • Pagado: Obtienes beneficios y los inviertes en publicidad.

Es inevitable que en la etapa de crecimiento pases por problemas, la capacidad de adaptación de tu empresa es fundamental para salir adelante.

Principios que Eric Ries nos enseña: 

  1. Los emprendedores están por todas partes: Si tienes una buena idea sal al mundo, incluso puedes emprender con una “mala idea” y poco a poco la puedes adaptar según las necesidades de tu entorno.
  2. El emprendimiento es gestión: La meta del emprendedor es la creación de un negocio sostenible.
  3. Aprendizaje validado: Los emprendimientos existen para que aprendamos a construir negocios sustentables o auto sostenibles.
  4. Crear-Medir-Aprender: Convierte tus ideas en productos, experimenta y evalúa cómo responde el mercado, pivotea (cambiar de dirección) o persevera y vuelve a lanzarlo (repetición del proceso).
  5. Contabilidad de la innovación: Mide tu progreso a través de métricas para conseguir un aprendizaje validado (recuerda, si no puedes medir tus resultados, no puedes aprender) y prioriza tus tareas a través de ciertas herramientas de análisis de datos

Conclusión:

La metodología Lean StartUp nos da una guía práctica y teórica para emprender en el mundo de la innovación. Nos enseña como crear un producto que se alinee con las necesidades del mercado, convirtiendo a nuestro consumidor meta, análisis y estadísticas, en un mecanismo de retroalimentación continua para determinar las funciones y características de nuestros productos o servicios.

Del mismo modo, Eric Ries imparte la importancia de la determinación para un emprendimiento, no solo se trata de crear un gran producto, debemos de saber acelerar el crecimiento de nuestra empresa y contar con herramientas para poder superar cualquier adversidad.


Eric Ries
Eric Ries

Eric Ries es un empresario y autor estadounidense, co-fundador de IMVU, una de las redes sociales más grandes del mundo, en la cual usas un avatar virtual para conocer y platicar con cualquiera de sus más de 4 millones de usuarios activos.
Eric se convirtió en un fenómeno mundial tras escribir el libro “La metodología de Lean StartUp” en septiembre del 2011, en el cual relata la historia de su compañía y enseña las estrategias que utilizó para crear uno de los productos digitales más exitosos de su época.

Compartir
No hay comentarios

Deja tu comentario