Top

Resumen de los cuatro acuerdos

En los Cuatro acuerdos, el autor Miguel Ruiz revela la fuente de creencias auto limitantes que nos roban la alegría y crean sufrimiento innecesario. Basado en la antigua sabiduría tolteca, esta guía te ayudara a soltar modelos negativos y entender lo que hace a tu persona.

Vives con ciertas ideas que manejan la forma en que te comportas y sientes. Aunque te cueste aceptarlo, esta es la realidad en la que vives. Fuiste programado para aceptarlas y basar tu vida sobre estas reglas.

Los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz te enseña que con un poco de compromiso y esfuerzo puedes liberarte de estas reglas y crear tus propias creencias.

Este libro le puede servir a:

  • Las personas que quieren educar a sus hijos de una forma libre.
  • Cualquier persona que quiera tomar el control de su vida.
  • Las personas que sienten su vida como una farsa.

Estos acuerdos vienen de la sabiduría toltecas. Ellos eran una sociedad antigua de artistas y científicos que exploraron y salvaron el conocimiento espiritual de sus ancestros.

Esta sociedad tenía un sistema de creencias de cómo trabaja el mundo y las personas que la habitan.

Con esta sabiduría conocerás las ideas que tenían los toltecas para librarse de estas reglas y disfrutar una vida plena haciendo las paces consigo mismo.

El sistema de creencias 

Este sistema es muy poderoso. Desde que naces las personas te tratan de moldear con base a lo que ellos creen que es correcto y lo que no. Cuando creces, sin darte cuenta basas tu vida y felicidad con estas creencias. Terminas viviendo una vida que no elegiste. Se te programo.

Te recomiendo leer: Game changer resumen completo

Pero ¿Cómo pasa esto?

Cuando niño no tuviste oportunidad de elegir tus creencias, estuviste de acuerdo con la información de otras personas. Aunque no estuvieras de acuerdo con ellas, no tenías tanta fuerza como para rebelarte contra ellas. Este proceso Miguel Ruiz lo llama la domesticación de los seres humanos.

En la domesticación de los seres humanos los niños están en constante aprendizaje. Los padres le enseñan cosas básicas como palabras, en la escuela y televisión aprenden cómo se deben de comportar o hasta lo que significa ser feliz. 

Estos aspectos son reforzados por castigos y recompensas. Si te portabas bien te premiaban y si no te castigaban.

Gracias al miedo de ser castigados o de no recibir la recompensa poco a poco las personas empezaban a fingir algo que no eran para complacer a los demás.

Esta domesticación es tan poderosa que llega un momento en donde ya no necesitas que alguien te diga lo que está bien o mal porque te conviertes en tu propio domador.

Aunque ya eres capaz de decidir lo que está bien y lo que está mal terminas midiendo tus acciones o tu vida con base al sistema de creencias que te enseñaron años atrás.

Te conviertes en el juez de tu vida con estas creencias como las leyes absolutas que debes de seguir.

Para desafiar tus propias creencias necesitas una gran valentía. Ten en cuenta que el 95% por ciento de las creencias que has guardado en tu mente no son más que mentiras. 

Los hombres ven normal temas como el sufrimiento, vivir con miedo y tener dramas emocionales. En pocas palabras, una pesadilla.

Cada vez que miras la sociedad en la que estas, compruebas que es un lugar complicado de vivir porque está gobernado por el miedo.

Sin embargo, no es necesario que tu sueño sea una pesadilla, porque puedes disfrutar de una vida agradable. El problema es que pasas la vida buscando belleza, justicia o felicidad. Olvidas que todo está dentro de ti, solo que las creencias en tu mente no te permiten ver lo que está frente de ti. 

Tu mente se convierte en una gran bruma que los toltecas le llaman mitote. Tu mente es un sueño en donde miles de personas hablan a la vez y ninguna se entiende.

Todo lo que entiendes sobre ti y el mundo, todo lo que tienes en tu mente es el mitote.

Esta es la razón por la cual te es imposible ver quien eres en realidad. Al tratar de ser bueno para las otras personas, creas una imagen de perfección en donde terminas sin encajar.

Como no consigues ser perfecto dentro de estas creencias terminan rechazando lo que en verdad eres. Terminas pensando que no eres lo suficiente bueno porque no encajas en tu propia imagen de perfección.

Entonces intentas ser algo que no eres usando máscaras para evitar que los demás se den cuenta. Vives con el miedo que alguien descubra que no eres lo que aparentas ser. Hasta el grado de deshonrar a tu personas solo para complacer a los demás.

Los humanos tienden a castigarse sin parar por no ser como creen que deberían ser. Piensa que nadie te ha maltratado más en toda tu vida que tú mismo. 

Cuando cometes un error, caes en un ciclo de reclamo que nunca parece acabar. Aún si ese problema ha sido en tu trabajo, cuando llegas a tu casa y estás solo ese autocastigo continua en tu mente. 

Terminas pensando que no eres lo suficiente bueno o inteligente o que no eres digno de lo que tienes. 

Esta imagen de perfección es el motivo por el no te aceptas y a los demás tal y como son. 

Para esto debes hacer una revisión de todos los acuerdos. Pero en especial los acuerdos que has hecho contigo mismo, los que te dicen lo que sientes, crees y cómo te tienes que comportar. Estos son los más importantes.

Así que si quieres vivir una vida de felicidad y alegría debes tener la valentía que se necesita para romper con los acuerdos que se apoyan en el miedo.

Los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz te traerán el poder personal necesario para cambiar tu antiguo sistema de acuerdos. Si eres capaz de vivir con ellos verás que tu vida se va a convertir en un verdadero sueño.

Los cuatro acuerdos 

Primer acuerdo: Sé impecable con tus palabras

Este acuerdo es uno de los más importantes y complicados. Se trata de manejar de forma correcta tus palabras. 

Aunque suene simple, muchas veces solemos decir cosas sin pensar y herir (aunque eso sea nuestra intención) Las palabras son poderosas y los también. Con tus palabras muestras tu poder creativo y todo lo que eres. 

Todo lo que eres, piensas y sueñas lo transmites por medio de palabras. La forma en que las uses te puede liberar o encarcelar. La magia de las palabras es tan poderosa que puede cambiar una vida o destruirla.

Desde la persona que llevó a miles a una guerra mundial con el poder de sus palabras para que hicieran actos horribles.

Las palabras de Hitler creadas por el miedo crearon caos en el mundo…

Piensa en tu mente como un campo. Cada palabra, idea y opinión es una semilla y de ellas saldrá una planta.

Debes considerar sembrar semillas de amor y no de odio ya que es lo que tendrás en tu vida.

Piensa en el caso de una niña que escucha que le dicen fea, cuando oye estas palabras cree que es fea y crece con esta idea.

No importa si es fea o bonita en su mente siempre se creerá fea, porque estará bajo el poder de estas palabra.

Cada palabra tiene la capacidad de entrar a la mente y cambiar para bien o para mal todas las creencias.

Ser impecable con tus palabras es usar tu energía de la forma correcta. Es no ir contra de ti. Cuando eres impecable puedes asumir la responsabilidad de tus actos sin culparte.

Por ejemplo si crees que ofender a alguien ni es ir en contra de ti piensalo dos veces. Lo que resulta de ese ataque es que la otra persona te odie y ese odio no es bueno para ti.

Piensa en un caso en donde una madre cansada después de un día de trabajo quiere llegar a su casa y disfrutar de un tiempo de silencio en su casa. 

Pero cuando llega encuentra a su hija cantando a todo volumen. Este comportamiento hace que el dolor de cabeza aumente y le grita a su hija “Ya silencio, ¡Tienes una voz horrible!”. 

Lo que quería la madre era un poco de silencio, no importaba si la hija tenía una bonita o fea voz. 

Pero la hija creyó en lo que le dijo su madre y creó un acuerdo en ese momento.

Después de eso la niña no volvió a cantar más porque pensaba que su voz era horrenda y que molestaría a cualquier persona que la escuche.

Si puedes entender este primer acuerdo verás la cantidad de cambios que se crean en tu vida. Los beneficios estarán presentes en la manera en la que tratas a los demás y hasta a ti mismo. 

Sabiendo cuánto poder tiene lo que dices debes de enfocarte a siempre dar lo positivo para llenar tu jardín de experiencias y emociones positivas.

Te recomiendo leer: You are a badass Jen sincero resumen

Segundo acuerdo: No te tomes nada personalmente

Este acuerdo es sobre la importancia de no tomarte las cosas de manera tan personal. 

¿Recuerdas cuando alguien fue grosero contigo y te lo tomaste como algo personal?

Te tomas las cosas personales porque estás de acuerdo con lo que dicen. Esto no solo te sucede a ti, durante el “proceso de domesticación” aprendimos a tomar las cosas de forma personal. 

Aunque no tengas nada que ver, crees que eres el responsable de todas las cosas que suceden. Por este pensamiento las personas terminan en un estado que se llama importancia personal

La importancia personal es la expresión más grande de egoísmo, porque piensas que todo gira a tu alrededor. 

Lo que hacen los demás no es por ti, lo hacen por ellos.

Incluso en situaciones que pueden parecer muy personales en donde alguien te insulta a la cara, tampoco tiene que ver contigo.

La forma en la que piense o hable una persona se basan en los acuerdos que ha formado dentro de su mente. 

Las personas pueden sacar sus creencias sobre los demás pero al final eres tú el que decide si recoges esas creencias negativas y las haces tuyas o lo dejas ir.

Para solucionar este problema debes conocer quien eres y como eres. Esto hará que no tomes personal el pensamiento de alguien más.

Cuando sabes lo que eres y lo que vales no necesitas buscar esta información por otra parte o tratar de que te acepten. Si sabes esto nada de lo que te digan podrá afectar.

Cuando el segundo acuerdo se convierta en un hábito, te sentirás más libre que nunca, porque poco a poco romperás docenas de pequeños acuerdos que te hacen sufrir.

Tu eres el dueño de tu película tu decides como sentirte, lo que te afecta y lo que no. Tu tienes el control y debes aprovecharlo.

Tercer acuerdo: No hagas suposiciones 

Las personas hacen suposiciones sobre todo, el problema es que al hacerlo se tiende a creer que estas suposiciones son ciertas.

Piensa cómo se desencadena una suposición: 

Primero creas una suposición, entiendes las cosas mal, te lo tomas personal y terminas creando un drama de la nada.

Todas tus tristezas y malos ratos nacen de las suposiciones que alguna vez haz hecho en tu vida. 

Creemos que todo el mundo va a pensar y actuar como nosotros 

Muchas veces es el miedo el que no te deja pedir una aclaración y caemos en las situaciones desagradables. Para evitar este tipo de situaciones lo mejor que puedes hacer es solo preguntar y dejar aun lado las suposiciones. 

Cuando le preguntas a las personas cuáles son sus intenciones o instrucciones, evitas confusiones o conflictos innecesarios. 

Esto se aplica para cualquier aspecto desde tu relación laboral, de pareja, familiar o hasta contigo mismo. 

Si necesitas hacer más preguntas para tener las cosas claras ¡Hazlo!. Mientras más preguntas más te acercas a la verdad. 

Con este acuerdo tu manera de comunicarte cambiará por completo y tus  relaciones ya no se verán afectadas por las suposiciones equivocadas.

Cuarto acuerdo: Haz siempre tu máximo esfuerzo 

El acuerdo acuerdo es el que permite que los otros acuerdos se vuelvan un hábito en tu vida. Es dar tu mejor esfuerzo sin importar las circunstancias o el resultado.

Seguro alguna vez en alguna competencia o en algún trabajo te habrán dicho tus padres “Haz lo mejor que puedas”. Pero tal vez no sabes el significado real de estas palabras. 

Dar lo mejor de ti depende de la situación en la que te encuentres. Mientras lo hayas dado todo no tendrás razón de culparte por lo que suceda.

El dar tu máximo esfuerzo significa actuar porque amas hacerlo no porque esperas una recompensa.

Si no esperas recompensa es posible que encuentres más de lo que hubieras soñado. Si disfrutas lo que haces y das tu máximo esfuerzo es cuando empiezas a disfrutar la vida.

Cuando lo hagas es importante que aprendas a aceptarte y que te reconozcas y aprendas de tus errores. 

 No te vayas a los extremos. Si tratas de ir por encima de lo mejor que puedes dar, solo terminaras gastando tu energía sin ninguna necesidad. Si das menos de lo mejor terminas con un sentimiento de culpa y resentimiento. 


Ruiz cuenta la historia de un hombre que quería librarse del sufrimiento y se fue a encontrar la solución en un templo budista. 

Este hombre se acerco a un maestro para que lo ayudara para que le contestara una preguntas.

“¿Si medito 4 horas al día en cuanto tiempo alcanzaría la iluminación?

A lo que el maestro le respondió “Si meditas 4 horas tal vez lo consigas en 10 años”.

El hombre queriendo apurar las cosas le volvió a preguntar “¿Y si medito 8 horas?”. El maestro respiro y le dijo “Si meditas 8 horas lo alcanzarás en 20 años”.

“¿Pero porque me tardaría más tiempo?” dijo el hombre sin creerlo.  La respuesta sorprendió al hombre:

 “No estás en este lugar para sacrificar tu alegría ni tu vida, estás aquí para vivir, amar y disfrutar. Si inviertes 8 horas de las cuales solo 2 horas son con tu máximo potencial terminará agotando. Entrega tu máximo esfuerzo y tal vez aprendas sin importar el tiempo que le dediques a la meditación a disfrutar tu vida”.


Debes dar justo lo mejor de ti en cada situación. Trabaja duro porque es lo que te hace feliz no porque esperas algo a cambio. 

Si haces tu máximo esfuerzo, vivirás con gran intensidad porque serás productivo y bueno contigo mismo porque entregarás todo de ti.

Mucha gente solo empieza a accionar cuando esperan una recompensa. 

Por ejemplo la gente que va al trabajo pensando todos los días en la fecha de pago. Estas personas terminan creando rutas de escape los fines de semana. 

Pero piensa en alguien que disfrute su trabajo. Que su motivación es hacer las cosas bien no solo por lo que le pagan. 

Este tipo de personas no necesitan un fin de semana para relajarse porque ven el trabajo como algo que los llena y algo que disfrutan hacer. 

Si haces tu máximo esfuerzo tus malos hábitos de usar mal tus palabras, tomarte las cosas personales y hacer suposiciones serán menos constantes en tu vida.

Haz siempre tu máximo esfuerzo por mantener estos acuerdos. Con el paso del tiempo verás que se vuelve aún más sencillo lograrlo.

Liberate de tus viejos acuerdos y crea nuevos 

Tomate unos segundo y contesta esta pregunta.

¿Piensas que vives tu vida con libertad?

Sin importar cual haya sido tu respuesta la realidad es que no, la libertad no es una cuestión de estar encerrados o no. 

Es algo que está vinculado con el espíritu humano: la libertad de ser quien realmente eres.

El más claro ejemplo de la libertad lo puedes ver en los niños pequeños de entre 3 y 4 años. Ellos hacen lo que quieran, no les da miedo explorar, mostrar lo que sienten,  no les importa el futuro ni les pesa el pasado.

Ellos viven en el presente.

El problema es que a medida que crees el sistema de creencias empieza a dirigir tu vida y no te permite vivir con libertad.

La cadena de aprendizaje no es algo que se forme de la nada, es algo que se fue creando por varias generaciones hasta llegar a ti.

Ya es momento de que te liberes de esta domesticación para revivir el niño que hay dentro de ti.

 El autor Miguel Ruiz te entrega los  3 pasos para conseguir esta libertad personal:

  1. Empieza por reconocer la bruma que existe en tu mente: Debes de conocer todos los acuerdos y las creencias en las que se apoyan tus miedos y tu felicidad para poder cambiarlo. 

Necesitas entender que las cosas que aprendiste de pequeño no son la verdad absoluta. Haciendo un inventario de cada uno empezarás a transformarte.

  1. Aprende a perdonar a los que te hicieron daño.

Tienes que perdonar a las personas que crees que se han portado mal contigo, no porque se lo merezcan, sino porque te quieres tanto como para seguir estando con ese sentimiento.

El perdón hacia ti mismo y los demás es la única manera de sanarte. Sabrás que has perdonado a alguien cuando lo veas y no sientas ninguna reacción emocional.

  1. Tomar la muerte como tu maestra.

Saber que algún día vas a partir de este mundo te enseña a vivir cada día con plenitud cada aspecto de tu vida.

Si supieras que solo tienes un día más estoy segura que no vas a gastar ese tiempo pensando en lo que dice la gente de ti y vivirás el presente como lo deseas.

Tristemente recordar que nuestra vida es limitada nos trae claridad. Nos hace pensar que es lo que queremos lograr en nuestra vida, como es que la queremos vivir. 

Nos hace pensar si la opinión de los demás es tan importante como para dejar que los otros decidan por nosotros. 

Pensar y practicar estos puntos toma tiempo, no es algo que puedas hacer de la noche a la mañana. Pero son unos puntos de partida para empezar a ordenar las creencias que existe en tu cabeza. Para empezar a vivir bajo tus propios acuerdos. 

Conclusión 

Los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz te ayudara a tomar mejores decisiones y tomar el control de tu vida. 

Los toltecas ofrecen códigos de comportamiento que te liberan de ciertas creencias que tienes desde pequeño y te limitan a alcanzar tu máximo potencial. Transforma tu vida recordando y practicando estos 4 acuerdos.

Miguel Ruiz
Miguel Ruiz

Miguel Ruiz es un autor, orador motivacional y escritor mexicano que aborda temas espirituales
En el año 1997 publicó el libro de “Los cuatro acuerdo”  los cuales les han seguido 4 libros más, el último con el nombre “El quinto acuerdo” en el 2010.

Te recomiendo leer: Despertando al gigante interior resumen

Compartir
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.