Top

La vaca purpura Seth Godin resumen

El 23 de octubre de 2001 Apple lanzo al mercado el primer iPod, que cambiaria el mundo de la industria musical. Aunque el iPod no fue el primer MP3 que salió al mercado, su interfaz tan simple y capacidad creo un nuevo estándar para los reproductores musicales.

Steve Jobs presento el primer apple con el lema “1,000 canciones en tu bolsillo”. Lo que causo la intriga e interés. Tanto que para abril de 2007 la marca había vendió un total de 100 millones de iPod.

En el 2011 el vicepresidente del área de marketing de ese entonces Philip Schiller declaro que “El iPod ha revolucionado la forma en que escuchamos música y con más de 320 millones de unidades vendidas en el mundo, es el reproductor de música más popular”.

Esta empresa no necesito rebuscar el tipo de publicidad que iban a utilizar. El lema de Steve Jobs y un anuncio de una silueta bailando con un iPod y unos audífonos fue suficiente para conseguir que las personas empezaran a hablar sobre el nuevo dispositivo.

Si te encuentras en el mundo del Marketing a lo mejor has escuchado sobre el término la vaca púrpura. 

La era tecnológica ha llegado a cambiar todo lo que creíamos que era necesario en los negocios. Esto ha sido así a través de la historia del marketing. 

Antes las empresas se daban a conocer por medio del boca a boca. Te enterabas de un producto porque el hijo de tu amiga lo usó y le funcionó. 

Después de que el boca a boca quedará obsoleto todos los esfuerzos de los departamentos de marketing se enfocaron  a crear campañas publicitarias para que las personas hablaran de la empresa. 

Pero ¿crees que en esta época estas campañas publicitarias funcionen?

Piensa cómo  te comportas durante el día. Apenas te despiertas agarras tu celular y revisas las notificaciones de tus redes sociales, te preparas para ir a trabajar, te subes a tu auto y manejas a tu trabajo. 

Pasa 7 horas al día en tu lugar de trabajo. Tal vez durante esas horas revises otra vez tus redes sociales. LLegas a tu casa, prendes la televisión y cenas viendo netflix. 

Puede que esta no sea tu rutina exactamente, pero la idea es la misma: Las personas ya no les importa la publicidad tradicional.

La vida antes de las redes sociales era distinta. Tal vez mientras te arreglabas para salir prendías la televisión y te encontrabas con comerciales. Durante los tiempos libres agarrabas una revista y te topabas con publicidad. Camino al trabajo alzabas tu mirada para ver el nuevo espectacular en la calle. 

Esto ya no es así y los expertos en marketing lo saben.  La gente se mueve muy rápido y tiene la información que necesita en la palma de la mano. En segundos puede encontrar una mejor versión más barata de lo que necesita. 

En esta época lo que llama la atención de los consumidores son los productos novedosos, diferentes, las cosas fuera de lo común y a eso es a lo que se refiere Seth Godin en su libro la vaca púrpura.

¿Porque necesitas la vaca púrpura?

Piensa en un producto que te interese o algo que te gustaría comprar. Entra a Amazon, Google o Yahoo y ve las miles de opciones que te aparecen. 

Antes eran otros tiempos en el que había un espacio para la innovación. Transportarte al año 1983 cuando se dio a conocer el primer celular móvil. Fue el DynaTAC 8000X  de Motorola, por fin había un aparato que les permitía a las personas comunicarse y que lo podías llevar a todas partes porque apenas pesaba unos 800 gramos. 

Este producto era algo novedoso que llamaba la atención de todas las personas que oían de él. Pero ahora piensa cómo es cuando empresas como Apple, Huawei o Samsung lanzan un nuevo producto al mercado.

Un celular básico ya no es novedoso ¿porque? porque todos dan el mismo producto. 

Las empresas necesitan en factor wooow para que las personas se interesen en lo que están diciendo.

Existe un mar de competencia a la espera de un nuevo producto y terminan compitiendo bajo el precio más barato y sin mucho tiempo para que las personas logren entender lo que estás diciendo.

La atención de los consumidores es limitada, un momento estas concentrado en lo que te están diciendo y al segundo que el celular suena pasas tu atención a otra cosa. 

La tendencias, los productos pasan a ser irrelevantes si no le ofrecen algo nuevo y refrescante a sus clientes algo que los haga detenerse prestar atención y evaluar el mensaje. 

Seth Godin describe esto con una frase en su libro “Las viejas reglas ya no funcionan como antes. El marketing ha muerto. ¡Viva el marketing!”

Eso es lo que nos invita a olvidarnos de los métodos tradicionales para conseguir clientes y buscar la vaca púrpura. Y buscar lo extraordinario para que no le quede más opción al cliente que voltearte a ver. 

¿Televisión, relevante?

Hay un término que Godin menciona en su libro, El complejo televisión – industria. 

La idea que utilizaban las empresas para lanzar sus productos hace unos años era simple. Creaban un producto común y le invierten una grande suma a las campañas de marketing para mostrar sus productos.

Podías encontrar anuncios en la televisión de marca de dulces promocionando su nuevo sabor de chicles. Pero no cualquier anuncio, parecía más el inicio de una película animada que una campaña para mostrar que ya tenían el sabor platano dentro de sus productos. 

El motor económico de las empresas estaba diseñado con este sistema, pero como te imaginará ya no son relevantes. 

Este cambio terminó por afectar a las empresas que habían  trabajado de esta manera por años.

Antes anunciar tu producto en la televisión era sinónimo de calidad, como consumidor sabías que este producto era bueno y valía la pena tenerlo. Por esta razón las compañías gastaban gran parte de sus ingresos en más publicidad y así sucesivamente.

Si quieres aumentar tu cuota en el mercado te enfrentaras a varios desafíos importantes:

  • La dificultad para llegar a los clientes ya que prefieren ignorarte.
  • Los problemas de tus clientes no son fáciles de resolver.
  • Ya es poco probable que un cliente satisfecho te recomiende a sus amigos.

 Ahora la nueva regla es que las empresas creen productos extraordinarios que en verdad le interesen a las personas. 

Te recomiendo leer: La transición al oceano azul 

La voluntad y el método 

Seth Godin no cree que haya pocas ideas extraordinarias. Por el contrario, las empresas tienen varias oportunidades para hacer grandes cosas.

El problema no es que estas ideas fallen, sino que existe muy poca voluntad para llevarlas a cabo.

Para esto esta este libro para que las empresas se den cuenta que es más seguro arriesgarse que quedarse donde se encuentran.

Es posible que durante tu camino escuches varias negativas como: es muy difícil encontrar nuevas ideas y que no cuentan con la habilidad para hacerlo.

Pero no hay nada que una lluvia de ideas y un poco de creatividad no puedan solucionar. Lo has visto con varias de las empresas dentro del mercado. Esas que han podido crear nuevos productos para llamar la atención de sus clientes.

Así que si tienes voluntad de crear una nueva vaca púrpura, encontrarás el método.

La curva de difusión

Es importante saber a qué público te estás dirigiendo y más aún si estás tratando de posicionar una nueva idea como en el caso de la vaca púrpura. 

Debes de saber que los innovadores son las personas que están dispuestos a asumir riesgos con nuevos productos, difundir esta idea y son los que están dispuestos a escucharte.

Estas son las personas en las que te debes enfocar, aunque seguramente suene tentador llegar al punto en donde eres conocido por todos y lograr más ingresos.

Esto no funciona de esta manera. Sin importar en qué sector te encuentres para alcanzar el éxito detrás de un lanzamiento. Debes de moverte dentro de esta curva.

  • Los primeros en comprar tu producto son los innovadores.

A estas personas les encanta ser los primeros en probar o tener algo. A pesar si lo necesitan o no.

  • En seguida le siguen los primeros adoptantes.

Son aquellos que se benefician de tener tu producto. Lo que los motiva es sacar ventaja ante los demás gracias a este producto.

  • Después llega la mayor parte de los consumidores, Los precoces y rezagados

Estos consumidores no están a la espera de un nuevo producto. Pero sí la mayoría de sus conocidos hablan y recomiendan este productos es posible que acaben cayendo también.

Dentro de estos clientes suelen haber dos grandes problemas:

  1. Estos clientes son buenos ignorando todo lo relacionado a tu producto.
  2.  La mayoría precoz y rezagada exigen una serie de sistemas y seguridad que la mayoría de los nuevos productos no suele ofrecer. 
  • Por último para cerrar esta curva se encuentran los tradicionales.

No utilizan nada nuevo hasta que el producto es casi obsoleto o ya no está disponible.

Estas son las personas que compran CD cuando el resto ha pasado a los reproductores mp3. No les gusta adaptarse a nada nuevo y tú no tienes el poder para obligarlos.

Después de ver cómo es que se comporta la curva de difusión sabrás que la única oportunidad es ir por las personas en busca de cosas nuevas. 

Debes diseñar un producto extraordinario capaz de llamar la atención de estos primeros adoptantes. Solo así se podrá difundir con facilidad. 

Las ideas que se difunden ganan

Para que las ideas tengan éxito ¡se deben difundir!. Las personas que comparten el mensaje y los transmisores son la clave para hacerlo. 

En esta época se podría referir a ellos como los influencer o expertos. Son personas que se encargan que sus opiniones sean escuchadas. Ellos suelen  compartir algún producto o experiencia. 

Si las personas no compartieran sus ideas sería como un callejón sin salida para el mensaje que quieres dar a conocer.

Piensa que tus ideas deben ser como una especie de virus que se va transmitiendo entre las personas. 

Dirige tu idea hacia el nicho de mercado para el cual está hecho tu producto. Por ejemplo si tu idea está enfocada en la gestión de los procesos empresariales o el manejo de los clientes.

Lo más conveniente es enfocarte en transmisores que están en este mercado como son los coach de ventas, influencers de ventas o entrenadores empresariales. 

No tendría mucho sentido enfocarte en el mercado de belleza porque tu idea no les generará ningún tipo de interés. 

Por esa razón los anuncios dirigidos a un público específico tienen más alcance. Aunque la realidad es otra, ya que casi todos los esfuerzos de marketing son dirigidos a un público en general.

Los anuncios de google nos demuestra que aunque la información este, el que decide tomarla o escucharla a fin de cuentas es el cliente.

Debes de lanzar la publicidad en el lugar donde los consumidores busquen formas de solucionar sus problemas y que sea fácil de encontrarlo. 

El truco para llegar al público es dirigirte a un nicho en lugar que a un gran mercado. Ya con este nicho puedes elegir a un grupo de estos clientes y crear una ideavirus tan específica que no podrán ignorarte. 

No es un golpe de suerte que algunos productos funcionan y otros no. Cuando surge un ideavirus es porque todos los factores se acomodan.

Analiza estas preguntas con cada proyecto para ver cuanta posibilidad tienen para triunfar:

  • ¿Es fácil difundir tu idea?
  • ¿La gente habla de ella con sus conocidos?
  • ¿Es un producto persistente?
  • ¿Es una novedad que se debe difundir antes de que muera?
  • ¿Es una idea que te permite invertir en una campaña larga?

Al tener las respuestas sabrás que ideas valen la pena lanzar.

Algo que confunden 

El problema de los libros que hablan sobre viralizar ideas, es que las personas que lo leen equivocan la idea principal.

Suelen llegar a la conclusión que estas ideas suelen funcionar de vez en cuando o que las ideas parecen naturales y sin esfuerzo.

Es posible que de vez en cuando te cruces con una idea virus que tuvo éxito por casualidad como en el caso de La Macarena

Pero la realidad es distinta, casi todas las historias sobre un producto exitoso, es porque han sido diseñados para que tengan éxito desde el principio.

El marketing moderno no consiste en hacer lucir a un producto atractivo después de producirlo como era en la época de la televisión. Sino que se trata de diseñar un producto que sea digno de difundirse.

Haz trampa

Hacer trampa es no seguir las reglas tradicionales que siguen las empresas. Esto te permite no etiquetar el producto que ofreces ni el servicio que brindas.

El no jugar según las reglas del mercado actual abre un nuevo espacio para tu producto, el cual no compite con los líderes de este mercado. 

Algunos ejemplos que nos da el libro sobre las empresas que hacen trampa: 

HBO hace trampa ofreciendo contenido original una noche a la semana para que la audiencia necesite enfocarse solo en este programa.

-Google hace trampa aprendiendo de los errores de la competencia y solucionarlo.

Jetblue hace trampa por su bajo precio en los boletos de avión que le ofrecen a los clientes.

-Citizen M hace trampa dando hospedaje de alta calidad a un costo aún más bajo.

-Amazon hace trampa con sus envíos gratuitos y su alta gama de productos.

Conociendo estos ejemplos ¿Harías trampa?

El problema con la vaca 

La idea de la vaca púrpura crea un escenario tan perfecto que produce miedo. Esa es la razón por la que las empresas ni siquiera se prestan a intentarlo. 

Piensan que las ideas extraordinarias son muy escasas o que el mercado o la empresa no puede respaldar ese tipo de ideas. 

Este pensamiento se forma desde que somos pequeños cuando nos enseñan que la manera correcta de comportarnos es encajando con las demás personas y nunca sobresalir porque es lo “más seguro”.

Si te pones a pensar siempre tratan de moldearte conforme a los ideales de las demás personas. Para hacer bien tu trabajo necesitas seguir las reglas que existen para no cometer errores. 

Aunque eso sí evita que fracases moverte bajo este patrón suele ser el camino a la derrota. 

Un mercado o un producto que se adapta a los demás suele ser ignorado o eclipsado por la competencia. Por ejemplo México contaba con 60,000 panaderías  en el 2018.

Si quieres entrar y competir contra tantas panaderías haciendo lo mismo. Sería muy difícil destacar. 

Pero se entiende el miedo a no querer destacar. Los emprendedores arriesgan parte de su capital para hacer que su idea funcione y que mejor que jugando bajo las reglas de las otras empresas. 

Pero este miedo que tienen las empresas a la vaca puede ser lo que te ayude a destacar. Ya que destacar requiere aceptar críticas, comentarios y errores. 

Pero las críticas no siempre significan derrota. 

Ve el caso del género del reggaeton que ha sido criticado por año por los críticos musicales pero esto no quita que llegó a ser el género con más apogeo del 2000 hasta la actualidad. 

Adam Sandler es uno de los 10 actores con peores reseñas en Hollywood en donde el 54% de sus películas han recibido duras críticas. Pero no quita el hecho que cada película en la que aparece suele ser la más taquillera. 

Aquí tienes dos caminos a elegir:

  • Ser invisible, común sin recibir críticas ni cometer errores.
  • Ser la vaca y correr riesgos para ser único.

No puedes conocer si tu vaca púrpura funcionará, si es demasiado novedosa o arriesgada para llamar la atención de las personas.

El no poder predecir lo que pasará es la clave para que funcione. Lo único seguro es que lo aburrido conduce al fracaso.

Te recomiendo leer: ¿Qué Es Liderazgo?

Siga al líder

Para entender este punto, fijate como vuelan los grupos de pájaros. Hay uno a la cabeza y los demás lo siguen en la forma de un triángulo. 

Esto es así porque el pájaro principal rompe la resistencia para que los otros pájaros puedan volar de forma más eficiente.

 Muchas de las empresas tratan de seguir este ejemplo, deja que el líder rompa la barrera con un producto novedoso para que puedan sacar una copia y disfrutar el camino fácil.

Pero si te fijas del comportamiento de las palomas te darás cuenta que el puesto principal cambia.

Después de unos minutos de ser el pájaro al inicio de la formación, este cambia su lugar para descansar y que otro tome la delantera.

Las empresas que evitan una carrera extraordinaria jamás llegarán a ser líderes. Esto es entendible porque creen que es la zona más segura que pueden encontrar.

Evitan los riesgos y las críticas y se dedican a seguir las órdenes. 

¿Pero qué sucede si están siguiendo al pájaro equivocado?

Las empresas pueden estar bajo el mando de un líder que se tambalea o lanzar copias del producto sin darse cuenta que el mercado se agota.

Algo como lo que sucedió con la industria discográfica. Que durante años mantuvo a varias empresas que luchaban por el liderazgo.

Pero estos sellos se manejaban por precios y políticas parecidas. En pocas palabras evitaban las críticas manteniéndose unidas.

Como ninguna de estas empresas quiso trabajar su liderazgo se vieron en un gran apuro con la llegada de la tecnología. Porque ninguno tenía experiencia en lo desconocido.

Aunque trataron con todas sus fuerzas de mantener las cosas como estaban, esto fue inevitable. Porque el mundo estaba cambiando.

Como este caso se pueden encontrar varias empresas que tuvieron que pasar por una situación similar. 

Así que toma en cuenta que ¡la seguridad es un riesgo!.

Proyecciones, beneficios y la vaca púrpura 

Piensa en esta oración: El marketing de masas requiere productos de masas.

Antes de profundizar en este tema, te pondré el ejemplo de una empresas que necesita marketing de masas.

En el 2017 las ventas de una empresa como lo es Procter & Gamble, o como lo conocen todos P&G, llegaron a generar más de 65 mil millones de dólares.

Esto sucede por el tipo de productos que manejan ya que pueden generar sus productos en grandes cantidades.

Estas empresas son las que utilizan el marketing de masas.

Pero existen dos problemas con estas estrategias de marketing de masas:

  1. Se tiende a caer en productos aburridos 

Las empresas que construyen sus productos conforme a este tipo de marketing. 

Tratan de suavizar sus bordes, hacen productos que sean aptas para cualquier persona. Lo cual muchas veces pierden su esencia con tal de agradarles a todo el mundo.

El problema es que a veces olvidan con qué clientes empieza la curva de difusión.

  • Los innovadores, quieren probar cosas nuevas por lo que les aburre los productos en masas y deciden ignorarlos.
  • La mayoría precoz rezagada que seguramente no verá la publicidad y si sabe de tu producto lo más probable es que no lo compre.

Ya no se puede alcanzar a todo el mundo de una sola vez, la única forma es desplazando tu producto de izquierda a derecha.

  1. Presupuestos de miedo

Las empresas tienen que invertir  mucho dinero para lanzar estos productos de masas. Un ejemplo de esto lo ves cada vez que los estudios cinematográficos invierten grandes cantidades de dinero para el marketing de una nueva película.

El problema con estos presupuestos es que hay que hacer que los anuncios funcionen y rapido. 

Si no logras hacer que las personas quieran comprar tu producto, tu almacén se quedará lleno y será el fin. Ya que no existen segundas oportunidades.

Si hablamos de película ni El proyecto de la bruja de Blair o Mi gran boda Griega tuvieron un lanzamiento masivo. Ya que los cineastas enfocaron todos sus ingresos en crear una gran película.

El éxito de estas dos películas ha sorprendido a Hollywood en la última década. Gracias al buen material que ofrecían los innovadores se toparon con estos estrenos e iniciaron el boca a oreja. 

Te recomiendo leer: 13 Mejores Libros Para Emprendedores

Al marketing de masas no le gusta evaluar 

El análisis es la clave del éxito, hay que ver lo que funciona para repetirlo. El marketing de masas trata de evitar a toda costa este tipo de actividades.

Seth Godin cuenta que una vez la empresa donde trabajaba se puso en contacto con el jefe de una de las editoriales de revista más grande del mundo.

La empresa le ofrecía una tecnología que le permitía a los anunciantes seguir la interacción del público con los anuncios.  

Al escuchar esto el jefe de la editorial se quedó horrorizado, al darse cuenta que la innovación podría acabar con su negocio.

Él sabía que sus clientes no querían conocer esos datos porque solo hacía el trabajo más complicado. 

Analizar significa aceptar que algo está mal para poder arreglarlo. 

Los anuncios en la televisión o radio se basan en los sentimientos y a las emociones no en arreglar errores. El éxito detrás de los  anuncios en redes sociales es gracias a que analizan y se corrigen errores.

Los creadores de la vaca purpura deben evaluar para mejorar las ofertas.

Haciendo esto se podrán dar cuenta de las cosas que están funcionando y las que no. 

Por ejemplo, Zara analiza las preferencias de sus clientes para cambiar su línea cada 3 o 4 semanas. Viendo lo que funciona pueden mejorar su colección más rápido que la competencia.  

¿Quienes ganan en el mundo de la vaca?

Primero veamos que los perdedores son las empresas que tienden a no querer asumir riesgos y siempre trabajar en la vía segura.  

Son las empresas que se han desarrollado en el mundo de televisión-industria que suelen complicar la creación de ideas extraordinarias. 

Los ganadores suelen ser las pequeñas y medianas empresas que tienen espacio y la disposición de crear algo nuevo.

Claro habrán grandes empresas que se quieran arriesgar a un cambio y pequeñas empresas que están estancadas en sus procesos. 

A menudo vemos casos que al no querer innovar terminan perdiendo su prestigio y su lugar en el mercado. Lo hemos visto con la fotografía en el caso de la marca Kodak que su modelo de producto fue reemplazado por lo digital. La marca de pianos eléctricos Yamaha reemplazó a los tradicionales.

Como estos casos hay miles y seguirán habiendo porque la innovación nunca debe acabarse, es un trabajo continuo que se tiene que observar para mejorar. 

Lo contrario de extraordinario 

Es lógico que las ideas que son extraordinarias tengan más poder de difusión que las ideas que no lo son. 

¿Pero entonces porque no hay más ideas extraordinarias?

Muy pocas personas tienen la valentía de hacerlas. Es posible que sea porque piensen que lo contrario a extraordinario es “malo” o “mediocre”.

Pero esto no es un buen concepto cuando se habla de la calidad.

Hay una analogía en el libro que detalla este punto muy bien. Si te subes a un avión y llegas sano y salvo a tu destino, no le tomarás tanta importancia, ni se lo contaras a las persona.

Porque es lo que esperan que suceda. 

Algo extraordinario es que tu viaje haya sido horrendo, o que el servicio sea excelente que necesites contárselo a alguien. Por ejemplo, “En mi vuelo México-Argentina me dieron copas de vino aun estando en clase turista”

Los criterios de calidad que tratan de cumplir las empresas son aburridas, es por eso que lo “Muy bueno” sucede todos los días pero no vale la pena mencionarlo.

Te recomiendo leer: Empieza Por El Porque Simon Sinek Resumen

En busca del Otaku

Los japoneses tienen varias palabras y frases muy útiles, una de ellas es Otaku

Este término describe algo que es mucho más que un hobby pero menos que una obsesión.

Es ese deseo que los hace probar nuevas experiencias, aprender todo y compartir este conocimiento con los demás.

Estas son las personas que viajan distancias para probar el nuevo restaurante de la ciudad con buena reseña. 

Les gusta tener una opinión de las cosas que están sucediendo, para estar al día.

Los consumidores con Otaku son los transmisores que necesitas para transmitir tu idea.  Ya que son los que le dedican tiempo a conocer tu producto, probarlo y hablar de él.

La clave esta en que algunos mercados tienen más Otaku que otros, tu tarea es identificar esos mercados y centrarte en ellos.

Por ejemplo en el mercado de videojuegos hay consumidores que se enfocan en probar los nuevos juegos que salen al mercado.

En el mercado de salsas picantes, los amantes del chile siguen en busca del elixir más picante y más fuerte.  Pero mientras miles de emprendedores montan su negocio sobre salsas sin publicidad. 

Nadie ha llegado a causar un impacto vendiendo mostaza.

¿Por qué sucede?

Eso pasa porque poca gente pide mostaza por correo o pide una marca específica cuando va a un restaurante. En pocas palabras “No tienen Otaku”

Las buenas empresas apuntan donde hay Otaku.

El proceso y el plan 

Por los que están en busca de la estrategia o algún plan para crear la vaca púrpura. Déjenme decirles que esto no existe.

No hay un libro de instrucciones el cual seguir para que las cosas funcionen.

Esta es una de las razones por la cual resulta difícil ver el interior de la vaca.

La vaca púrpura es algo extraordinario hecho de la manera correcta. 

Si tuviera que dar un consejo para creerlo sería: Ve por la novedad, desafiate, desafía al equipo y marca los límites. Para ver en cual de ellos existe una oportunidad.

Por ejemplo Jetblue descubrió la manera de sobrepasar los límites de precio y servicios. Seguir siendo un negocio rentable con una vaca púrpura. 

Te recomiendo leer: Cómo fracasar en casi todo y aún así triunfar

Ciclo de la vaca púrpura

Ya viste que muchos consumidores no suelen cambiar su idea sobre los productos. Pero al igual existen personas que están dispuestas a escucharte y ser transmisores de tu producto.

En estas personas debes enfocar a tu vaca púrpura. Para hacerlo necesitas 4 pasos:

  1. Conseguir que las personas que se impresionaron la primera vez por tu producto, estén de acuerdo en que los alertes la próxima vez que puedas tener otra vaca púrpura.
  2. Trabaja con los transmisores de tu mercado para que la idea pase a la siguiente etapa de la curva de difusión.
  3. Cuando tengas algo extraordinario, crea miles de variantes para sacar todo el provecho.
  4. Re-invierte y crea una nueva vaca púrpura.

El significado del empresario en estos tiempos

Como la vaca púrpura se haya convertido en algo esencial del marketing, hace que las  empresas re consideren el significado de estas acciones.

Antes la empresa se enfoca en terminar el producto y pasarlo al área de marketing para crear campañas y aumentar las ventas.

El marketing se basaba en publicidad y anuncios, pero como vimos esto ya no resulta.

El marketing debe de estar presente desde el esfuerzo de diseñarlo, la habilidad para fabricarlo y el arte de ponerle el precio.

Las empresas que crearon la vaca tales como JetBlue consiguen que el departamento de marketing se involucre durante el diseño del producto.

Es bastante obvio, todo lo que tu empresa haga para añadirle valor a tu producto, es marketing.

Cada empresa que logra diferenciarse del resto tiene alma de director de marketing.

Los beneficios de ser la Vaca 

La gente suele moverse siempre de lado a lado. Si no le funciona una cosa en segundos tiene otra opción para elegir. 

Pero los creadores de la vaca reciben una gran recompensa cuando su idea funciona. 

Ve el caso de Starbucks, aunque hoy en día no crea el impacto de antes. La chispa y la innovación que tuvo al principio le permitió abrir varias sucursales a nivel mundial con presencia en 63 países. El lugar más lejano en el mundo que puedes conseguir un Starbucks es en las afueras de la costa de Sudáfrica.  

¿Te imaginas que esto? De las miles de cafeterías que existe esta marca logra llegar a tanto basándose en el mismo producto “El café”.

Cuando lo logres queda dos cosas por hacer:

  • Aprovechar todos los beneficios como sea posibles.
  • Crear otro entorno para crear otra Vaca púrpura cuando los beneficios de la primera se empiecen a agotar. 

Haciendo esto puedes sacar todo el provecho de ser el primero y el único con esta idea. 

Puntos claves de la vaca púrpura 

  • Es inútil hacer publicidad dirigida a nadie.
  • Si el futuro del producto no va a ser extraordinario (si no puedes imaginar que la gente en el futuro quede sorprendida) es tiempo que te des cuenta que las reglas del juego cambiaron.
  • Extraordinario no siempre significa cambiar la máquina más grande de la fábrica. Puede ser algo tan simple como la manera en la que contestan el teléfono.
  • Explora los límites (si fueras el más barato, el más rápido, el más lento, el más ingenioso, el más nuevo) si existe un límite deberías ponerlo a prueba.
  • La lección de la vaca púrpura: La seguridad es un riesgo.

Conclusión 

La competencia es brutal lo que hace que las empresas no puedan destacar. Hace falta un cambio para lograr el interés hacia el producto que estás ofreciendo. 

El humano está tan viciado que las cosas que eran sorprendentes hace unos años lo vean como algo normal. 

Este es el mayor obstáculo para las empresas crear algo nuevo que merezca la atención de las personas para que se puedan compartir.

Seth Godin
Seth Godin

Seth Godin nació el 10 de julio de 1960, durante su carrera como autor ha escrito dieciocho Bestsellers a nivel internacional, en los que se encuentra este libro “La vaca purpura”. Aunque dentro de sus libros toca una gran variedad de temas, es conocido por cambiar la manera de ver el marketing y la divulgación de las ideas.

Te recomiendo leer: Mejores libros de ventas 

Compartir
No hay comentarios

Deja tu comentario