Top

La vaca purpura Seth Godin resumen

El 23 de octubre de 2001 Apple lanzo al mercado el primer iPod, que cambiaria el mundo de la industria musical. Aunque el iPod no fue el primer MP3 que salió al mercado, su interfaz tan simple y capacidad creo un nuevo estándar para los reproductores musicales.

Steve Jobs presento el primer apple con el lema “1,000 canciones en tu bolsillo”. Lo que causo la intriga e interés. Tanto que para abril de 2007 la marca había vendió un total de 100 millones de iPod.

En el 2011 el vicepresidente del área de marketing de ese entonces Philip Schiller declaro que “El iPod ha revolucionado la forma en que escuchamos música y con más de 320 millones de unidades vendidas en el mundo, es el reproductor de música más popular”.

Esta empresa no necesito rebuscar el tipo de publicidad que iban a utilizar. El lema de Steve Jobs y un anuncio de una silueta bailando con un iPod y unos audífonos fue suficiente para conseguir que las personas empezaran a hablar sobre el nuevo dispositivo.

Si te encuentras en el mundo del Marketing a lo mejor has escuchado sobre el término la vaca púrpura. 

La tecnología ha llegado a cambiar todo lo que creíamos necesario en los negocios. Esto ha sido así a través de la historia del marketing. 

Antes las empresas se daban a conocer por medio del boca a boca. Te enterabas de un producto porque el hijo de tu amiga lo usó y le funciono. 

Después el boca a boca quedó obsoleto todos los esfuerzos de los departamentos de marketing se enfocaban en crear campañas publicitarias para que las personas hablaran de la empresa. 

Pero ¿crees que en esta época estas campañas publicitarias funcionen?

Piensa cómo  te comportas durante el día. Cuando te despiertas agarras tu celular y revisas las notificaciones de tus redes sociales, te preparas para ir al trabajo, te subes al auto y conduces. 

Te concentras 7 horas para hacer un buen trabajo. Tal vez durante esas horas entres una que otra vez a tus redes sociales. Llegas a tu casa prendes la televisión y cenas viendo Netflix. 

Puede que esta no sea tu rutina exactamente, pero la idea es la misma: Las personas ya no les importa la publicidad tradicional.

La vida antes de las redes sociales era distinta. Tal vez mientras se arreglaban para salir de su casa prendían la televisión en donde se encontraban con comerciales. En los tiempos libres agarraban una revista en donde se encontraban con publicidad. En camino al trabajo alzaban su mirada para ver el nuevo espectacular en la calle. 

Esto ya no es así y los expertos en marketing lo saben.  La gente se mueve muy rápido porque tiene la información que necesita en la palma de la mano. En segundos puede encontrar una mejor versión y más barata de lo que necesita. 

En esta época lo que llama la atención de los consumidores es lo novedoso, diferente, las cosas fuera de lo común y a eso se refiere Seth Godin en su libro la vaca púrpura.

¿Porque necesitas la vaca púrpura?

Piensa en un producto que te interese o en alguna cosa que en sueñe con comprar. Entra a Amazon, Google o Yahoo y ve las miles de opciones que te aparecen. 

Antes eran otros tiempos en el que había un espacio para los nuevos productos. Transportarte al año 1983 cuando se dio a conocer el primer celular móvil. Fue el DynaTAC 8000X  de Motorola era una locura por fin había un aparato que les permitía a las personas comunicarse y que lo podías llevar a todas partes porque apenas pesaba unos 800 gramos. 

Este producto era algo novedoso que llamaba la atención de todas las personas que oían de el. Pero ahora piensa cómo es cuando empresas como Apple, Huawei o Samsung lanzan un nuevo producto al mercado.

Un celular básico ya no es novedoso ¿porque? porque siempre es el mismo producto. 

Las empresas necesitan en factor “Wooow” para que las personas se interesen en lo que están diciendo.

Existe un mar de competencia a la espera de un nuevo producto y terminan compitiendo bajo el precio más barato y sin mucho tiempo para que las personas logren entender lo que estás diciendo.

Esto sucede porque la atención de los consumidores es limitada. Un momento estas concencentrado en lo que te están diciendo y el segundo que te llega una notificación al celular tu atención a otra cosa. 

La tendencias, los productos pasan a ser irrelevantes si no le ofrecen algo nuevo y refrescante a sus clientes algo que los haga detenerse prestar atención y evaluar el mensaje. 

Seth Godin describe esto con una frase en su libro “Las viejas reglas ya no funcionan como antes. El marketing ha muerto. ¡Viva el marketing!”

Eso es lo que nos invita a olvidarnos de los métodos tradicionales para conseguir clientes y buscar la vaca púrpura. “Lo extraordinario” para que no le quede más opción a tu cliente que voltearte a ver. 

¿Televisión, relevante?

Hay un término que Godin menciona en su libro, El complejo televisión – industria. 

La idea de las empresas para lanzar sus productos era simple. Creaban un producto común y le invertían una grande suma a las campañas de marketing para mostrar sus productos.

De antes hasta encontrabas anunció en la televisión de marca de dulces promocionando su nuevo sabor de chicles. Pero no cualquier anuncio parecía más el inicio de una película animada que una campaña para mostrar que ya tenían el sabor plátano dentro de sus productos. 

El motor económico de las empresas estaba diseñado con este sistema pero como ya te imaginaras ya no es tan relevante

Este cambio es lo que afectan a las empresas que por años han trabajado de esta manera. 

Antes que una empresa se anunciara en la televisión era sinónimo de calidad, sabias como consumidor que este producto era bueno y por eso valía la pena tenerlo. Por eso las compañías gastan sus ingresos en más publicidad y así sucesivamente.

Con el declive de este medio las reglas han cambiado. Ya no se deben crear productos ordinarios y seguros con la idea de complementar con una campaña de marketing. 

 Ahora la nueva regla es que las empresas creen productos extraordinarios que en verdad le interesen a las personas. 

Te recomiendo leer: La transición al oceano azul 

Las ideas que se difunden ganan

Para que las ideas tengan éxito se deben difundir. Las personas que comparten el mensaje o los transmisores son claves para hacerlo. 

En esta época se podría referir a ellos como los influencer o expertos. Que son personas que hacen que sus opiniones se oigan para compartir algún nuevo producto o experiencia. 

Si las personas no compartieran sus ideas sería como un callejón sin salida para el mensaje que quiere a dar a conocer la empresa. 

Haz que las ideas sean como una especie de virus que se va transmitiendo entre las personas. 

Dirige tu idea hacia al nicho de mercado para el cual está hecho tu producto. Por ejemplo si tu idea está enfocado en la gestión de los procesos empresariales o el manejo de los clientes.

Lo más conveniente es enfocarte en transmisores que están en este mercado como son los coach de ventas, influencers de ventas o entrenadores empresariales. 

No tendría mucho sentido enfocarte en el mercado de belleza porque tu idea no les generará ningún tipo de interés. 

Por esa razón los anuncios dirigidos a un público específico tienen más alcance pero la realidad es que casi todos los esfuerzos de marketing son dirigidos a un público en general.

Los anuncios de google nos demuestra que aunque la información este, el que decide tomarla o escucharla a fin de cuentas es el cliente.

Cuando tecleas lo que estás buscando en el buscador te saldrá anuncios publicitarios relacionado a esta búsqueda. Aunque sea exactamente lo que la persona necesite, el que decidirá si entre a la página para terminar comprando es el consumidor.

Debes de lanzar la publicidad en el que los consumidores buscan ayuda y en el lugar en el que puedan encontrarlo. 

Necesitas desarrolla productos, servicios y técnicas que el mercado esté buscando. 

Haz trampa

Hacer trampa es no seguir las reglas tradicionales que siguen las empresas. Esto te permite a no etiquetar el producto que ofreces ni el servicio que brindas.

El no jugar según las reglas del mercado actual abre un nuevo espacio para tu producto, el cual no compite con los líderes de este mercado. 

Algunos ejemplos que nos da el libro sobre las empresas que hacen trampa: 

HBO hace trampa ofreciendo contenido original una noche a la semana para que la audiencia necesite enfocarse solo en este programa.

-Google hace trampa aprendiendo de los errores de la competencia y solucionarlo.

Jetblue hace trampa por su bajo precio en los boletos de avión que le ofrecen a los clientes.

-Citizen M hace trampa dando hospedaje de alta calidad a un costo aún más bajo.

-Amazon hace trampa con sus envíos gratuitos y su alta gama de productos.

Conociendo estos ejemplos ¿Harías trampa?

El problema con la vaca 

La idea de la vaca púrpura crea un escenario tan perfecto que produce miedo. Esa es la razón por la que las empresas ni siquiera se prestan a intentarlo. 

Piensan que las ideas extraordinarias son muy escasas o que el mercado o la empresa no puede respaldar ese tipo de ideas. 

Este pensamiento se forma desde que somos pequeños cuando nos enseñan que la manera correcta de comportarnos es encajando con las demás personas y nunca sobresalir porque es lo “más seguro”.

Si te pones a pensar siempre tratan de moldear conforme a los ideales de las demás personas. Para hacer bien tu trabajo necesitas seguir las reglas que existen para no cometer errores. 

Aunque eso sí evita que fracases moverte bajo este patrón suele ser el camino a la derrota. 

Un mercado o un producto que se adapta a los demás suele ser ignorado o eclipsado por la competencia. Esto no es sorpresa en el 2018 México contaba con 60,000 panaderías  en el 2018.

Imaginate que quieras entrar y competir contra tantas panaderías haciendo lo mismo. Sería muy difícil destacar. 

Pero se entiende el miedo a no querer destacar. Los emprendedores arriesgan parte de su capital para hacer que su idea funcione y que mejor que asegurarse de eso que jugando con las reglas que juegan las otras empresas. 

Pero este miedo que tienen las empresas a la vaca puede ser lo que te ayude a destacar. Ya que destacar requiere aceptar críticas comentarios y hasta equivocarse. 

Pero las críticas no siempre significa derrota ya que aunque para algunos el producto no sea algo bueno habrán personas que me mueren por tenerlo. 

Ve el caso del genero del reggaeton que ha sido criticado por año por los críticos musicales pero esto no quita que llegó a ser el genero con mas apogeo del 2000 hasta la actualidad. 

Adam Sandler es uno de los 10 actores con peores reseñas e Hollywood en donde el 54% de sus películas han recibido duras críticas. Pero no quita el hecho que cada película en la que aparece suele ser las más taquilleras. 

Aquí tienes dos caminos a elegir:

  • Ser invisible, común sin recibir críticas ni cometer errores.
  • Ser la vaca y correr riesgos para ser único.

No puedes conocer si tu vaca púrpura funcionará, si es lo demasiado novedosa o arriesgado para llamar la atención de las personas.

El no poder predecir lo que pasará es la clave para que funcione. Lo único seguro es que lo aburrido conduce al fracaso. 

Te recomiendo leer: ¿Qué Es Liderazgo?

¿Quienes ganan en el mundo de la vaca?

Primero veamos que los perdedores son las empresas que tienden a no querer asumir riesgos y siempre trabajar en la vía segura.  

Son estas empresas las que se han desarrollado en el mundo de televisión- industria que han construidos jerarquías organizacionales que suelen complicar la creación de ideas extraordinarias. 

Los ganadores suelen ser las pequeñas y medianas empresas que tienen espacio y la disposición de crear algo nuevo.

Claro habrán grandes empresas que se quieran a arriesgar a un cambio y pequeñas empresas que están estancadas en sus procesos. 

A menudo vemos casos que al no querer innovar terminan perdiendo su prestigio y su lugar en el mercado. Lo hemos visto con la fotografía en el caso de la marca Kodak que su modelo de producto fue reemplazado por lo digital. La marca de pianos eléctricos Yamaha reemplazó a los tradicionales.

Como estos casos hay miles y seguirán habiendo porque la innovación nunca debe frenar es una trabajo continuo que se tiene que observar para mejorar. 

Los beneficios de ser la Vaca 

La gente suele moverse siempre de lado a lado. Si no le funciona una cosa en segundos tiene otra opción para elegir. 

Pero el creador de la vaca recibe una gran recompensa cuando su idea funciona. 

Ve el caso de Starbucks, aunque hoy en día no crea el impacto de antes. La chispa y la innovación que tuvo al principio le permitió abrir varias sucursales a nivel mundial con presencia en 63 países. El lugar más lejano en el mundo que puedes conseguir un Starbucks es en las afueras de la costa de Sudáfrica.  

¿Te imaginas que esto? De las miles de cafeterías que existe esta marca logra llegar a tanto basándose en el mismo producto “El café”.

Cuando lo logres queda dos cosas por hacer:

  • Aprovechar todos los beneficios como sea posibles.
  • Crear otro entorno para crear otra Vaca púrpura cuando los beneficios de la primera se empiecen a agotar. 

Haciendo esto puedes sacar todo el provecho de ser el primero y el único con esta idea. 

Conclusión 

La competencia es brutal lo que hace que las empresas no puedan destacar. Hace falta un cambio para lograr el interés hacia el producto que estás ofreciendo. 

El humano está tan viciado que las cosas que eran sorprendentes hace unos años lo vean como algo normal. 

Este es el mayor obstáculo para las empresas crear algo nuevo que merezca la atención de las personas para que se puedan compartir.

Te recomiendo leer: Mejores libros de ventas 

Sobre el autor

Seth Godin nació el 10 de julio de 1960, durante su carrera como autor ha escrito dieciocho Bestsellers a nivel internacional, en los que se encuentra este libro “La vaca purpura”. Aunque dentro de sus libros toca una gran variedad de temas, es conocido por cambiar la manera de ver el marketing y la divulgación de las ideas.

Compartir
No hay comentarios

Deja tu comentario