Top

Pequeño cerdo capitalista resumen

¿Alguna vez te has dicho que vas a empezar a ahorrar cuando tengas más ingresos? De pronto te llega ese dinero extra pero sientes que no es suficiente para sobrevivir y mucho menos para ahorrar.

Esta situación sucede todo el tiempo y te impide ahorrar a largo plazo. Mientras más ganas mayores son tus gastos.

No importa si en tu trabajo te aumentan el sueldo si no tienes un plan para invertir o ahorrar, desaparecerá sin darte cuenta.

Si eres una persona sin un compromiso (como familia e hijos) este es el momento de empezar a manejar mejor tus gastos para poder ahorrar, ya que después será más complicado.

Es posible reducir tus gastos para que tengas lugar para el ahorro.

De seguro has visto la tabla de ahorro que te muestran el dinero que gastas comprando cigarros, papas o en salidas y que si ahorras ese dinero ya tendrías para comprarte un coche.

La realidad es distinta ya que aunque no tengas ese gasto habrán otros que los reemplazarán. Para evitar que suceda esto tienes que saber a donde se va tu dinero. 

Sofia Macías autora de “El Pequeño cerdo capitalista” te enseña la forma de controlar y crear una vida financiera más sana que te permita ahorrar e invertir.

Estrategias de ahorro

No lo dejes al último 

Si esperas invertir lo que te sobra de tu sueldo, déjame decirte que nunca vas a ahorrar porque ¡nunca sobra! tu mente en ese momento te empieza a jugar trucos.

  • Mejor lo tengo conmigo por si no me alcanza y si me sobrá lo guardo.
  • Todavía tendría dinero después.
  • Me lo merezco, para eso trabajo.

Lo más efectivo es separar la cantidad que deseas ahorrar apenas inicie la quincena.

Haz un hábito 

Sin importar la cantidad que ahorres, la mejor forma de crear un hábito es llevarlo a cabo. Si puedes tener un lugar como una cuenta de ahorros o un fondo de inversión en donde no puedas tocar ese dinero mucho mejor.

Cuando te acostumbres a guardar una parte de tu dinero verás como se vuelve algo inconsciente y poco a poco querrás incrementar la cantidad para aumentar el monto. Juntando poquito a poquito verás que esta cantidad se vuelve una cifra bastante atractiva.

Te recomiendo leer: Hábitos: La Clave Del Éxito

Usa el quítamelo o me lo gasto 

Si lo tienes a la mano existe más probabilidad de que te lo gastes. Si sientes que no puedes ahorrar o te cuesta no poder usar tu dinero para un beneficio a larga plazo, la mejor estrategia es que te quiten ese dinero antes de que lo puedas usar.

Pasaron años para que le tuviera cariño a ahorrar o invertir mi dinero. Al principio empecé con una meta pequeña. Me propuse ahorrar el 10% de cada una de mis quincenas, pero la verdad es que era complicado desprenderme de ese dinero que podía usar en ese momento. 

Dos años después me di cuenta que tenía que hacer algo con mi dinero, tenía 22 años y sentía que el dinero se me iba de las manos. Decidí hacer todos los consejos que encontraba sobre las finanzas personales.  

De todas estrategias la que mejor me funciono es el “quítamelo o me lo gasto”. El beneficio es que como ya no tienes este dinero no existe esa tentación de gastarlo. A diferencia de tenerlo contigo y usar ese dinero en ciertas situaciones.  

Si tienes un sistema de ahorro o un fondo de inversión que te descuente de manera automática esa cantidad se vuelve más fácil. Porque planeas tus gastos en base a lo que en verdad tienes.

Elimina creencias 

Necesitas deshacerte de todas las creencias erróneas que tienes acerca del dinero.

  • No puedo invertir porque solo los grandes hombres de negocios lo saben hacer.
  • No nací para hacer dinero.
  • Tengo muy poco para empezar

Lo importante no es la cantidad sino cómo lo utilizas. Tu meta debe ser convertir ese dinero en activos que te permitan ganar más dinero.

Un activo son los bienes que tienen, los que se pueden convertir en algún momento en dinero. Un pasivo son todas las deudas o pérdidas de dinero que puedes tener.

Por ejemplo la compra de un terreno se considera un activo, porque ya sea si lo pones en renta o en venta a largo plazo te crea una entrada de dinero. En cambio rentar una casa se puede considerar como un pasivo porque estas pagando algo que no será tuyo.

Lo mismo pasa con las deudas bancarias hay deudas que son buenas y malas. No te endeudes durante años para comprar la nueva Laptop del mercado. En cambio si ves un terreno que podría ser valioso para generar ingresos futuros, no lo pienses hazlo.

No hay excusas para manejar de mejor forma tu dinero. 

Porque me lo merezco 

Muchas personas tratan de justificar el hecho de gastar de más por las situaciones o emociones es ese momento.

Piensan que es correcto volverse locos comprando en tiendas, autos o invitar a cenas lujosas. No tiene nada de malo darse de vez en cuando recompensar, de hecho es sano y te motiva a seguir trabajando.

Lo que está mal son las razones por la que lo haces, si buscas cualquier excusa para hacer un gasto, lo más seguro es que sigas con ese sentimiento, más una deuda por pagar. 

No busques solucionar tus problemas de esta manera, mejor invierte en ti y encuentra formas sanas de lidiar con tus problemas.

Encuentra el dinero 

Ahora que sabes los beneficios que tiene manejar tu dinero, necesitas ver de donde va a salir para empezar tu nuevo sistema de ahorro.

El dinero para tener una inversión en el futuro está en tus hábitos. Hábitos como comer fuera todos los días, tomar un Uber en lugar de caminar, comprar una cajetilla de cigarro o salir cada semana.

Sin darte cuenta estos gastos están acabando con tu posibilidad de ahorrar. Piensa en todos los gastos que no son necesarios pero aún así los terminas haciendo. Cuanto más analices te vas a encontrar con ese dinero extra que necesitas para comenzar.

Por ejemplo, si solo por que tienes flojera de cocinar pides todos los días de un restaurante, ahórrate ese gasto y tomate 10 minutos para preparar lo que comerás una noche antes.

Dentro de tu casa también puedes encontrar algunas fugas en tu cartera:

  • La comida que se desperdicia
  • El consumo de luz innecesario 
  • Los mantenimiento que podrás hacer

Aunque puedas considerar que ese gasto no crea un gran impacto en tu cartera. Cuando lo ves de manera anual esto es totalmente diferente.  

Otra manera de encontrar más dinero es planeando tu compra. Seguro que te ha pasado que entras al supermercado por solo una cosa y terminas con tu carrito casi lleno de cosas “necesarias”.

Aunque consideres que estos productos te servirán, muchas veces terminas cayendo en el engaño de algo que algún día te puede servir pero que no es necesario.

Crea una lista con las cosas necesitas y no te dejes dejar llevar por el impulso.

Al dejarte llevar por el impulso no te das tiempo de buscar una opción mejor. Me di cuanta de esto hace unos días, después de una semana de lluvia mi cuarto se empezó a llenarse de humedad y decidí comprar un producto que pudiera ayudarme con esta humedad. Si me hubiera ido con la primera opción hubiera pagando $210 de más por el mismo producto.

Esta situación aplica con todos los productos desde servicios de belleza, electrodomésticos, aplicaciones o membresías. 

¿Lo necesitas o lo quieres?

Sin darte cuenta piensas que necesitas un producto cuando en realidad solo lo quieres. Entender la diferencia del querer y necesitar te ayuda a saber qué es lo que tienes que comprar y que no.

Necesidad: su significado es una carencia o escasez de algo que consideras indispensable.

Querer: su significado es tener el deseo la voluntad o la intención de hacer, poseer o lograr algo.

El pensamiento equivocado de necesitar todo lo que ves te lleva a actuar por impulso. Ten muy presente estos dos significados para que no caigas en elecciones que te arrepentirás llegando a casa.

Conocí a una persona que solía caer mucho en estas situaciones. Cada vez que salíamos tenía que comprar 2 o 3 cosas en oferta con su excusa que lo “necesitaba porque nunca iba a estar más barato como en ese momento”.

Cuando llegaba a su casa se daba cuenta que no necesitaba esas cosas y se lamentaba que mejor hubiera usado el dinero para pagar sus deudas con el banco.

Esta es una realidad y ¡nos ha pasado a todos!

Te recomiendo leer: Aprende A Decir No.

¿Ahorrar sin objetivo?

Es sano ahorrar, porque te prepara y te permite mejorar tu futuro, ya sea con la oportunidad del viaje de tu vida, te despidieron del trabajo, tu familia va a crecer, entre otras cosas. ¡Necesitas estar preparado!

No solo eso, un ahorro te permite tomar oportunidades y aliviarte.

Pero muchas veces caes en un error, ¿Por qué vas a ahorrar si no tienes un objetivo? ¿Porque vas a sacrificar el dinero que tienes ahora? 

Seguro has escuchado alguna historia que te ha inspirado a ver tu situación financiera. A mi me sucedió y me hizo pensar que si esa personas pudo ¿porque yo no?.

Veía que algunas personas 3 años mayores que yo ya tenían a su nombre alguna propiedad o empezaban hacer su patrimonio. 

Al principio trataba de crear excusas “que  ganaban más que yo y por eso tenían tanta libertad”. Ahora me doy cuenta que era una mentira que me decía para evitar la responsabilidad de hacer algo. 

Todo se basa en los números y en poder organizarte con tus ingresos y gastos. Solo con eso puedes hacer lo que siempre has soñado con tu presupuesto. 

Aunque es importante que seas realistas y vivas con tu realidad, NUNCA, ajustes tus sueños a tus posibilidades. Sino al revés.

Todo lo que quieras hacer lo puedes lograr, tal vez no al mismo tiempo pero lo puedes alcanzar.

Es por eso la importancia de ahorrar, eliminar gastos innecesarios y hacer un presupuesto. 

Cuando empiezas a trabajar con tus números vas viendo lo que puedes acomodar para que las oportunidades empiecen a presentarse.

Para hacer el presupuesto que te permita alcanzar estas metas debes tener estas 4 cualidades.

  1. Ser específico: No supongas, detalla tu meta y cómo es que medirás los logros. 
  2. Incluye el monto exacto: Conoce cual es el precio real de lo que deseas alcanzar. 
  3. Fija una fecha de término: Si no tienes una fecha que limite tu meta se te va el tiempo y pierdes el sentido de lo que estás haciendo. No es lo mismo decir “Algún día quiero” que “Para Noviembre del 2025 quiero tener…” 

Tus metas pueden ser:

Corto plazo: De hoy a 3 meses 

Mediano plazo: De un año 

Largo plazo: Más de un año.

  1. Explica el cómo: ¿Qué harás? ¿Vas a reducir tus gastos de un año? Necesitas ver lo que tendrás que hacer para alcanzar esta meta.

Crea tu presupuesto

Aunque no suene como algo emocionante, un presupuesto te ayuda a arreglar el desorden financiero de como vives y usas el dinero. 

Un presupuesto te permite: 

  • Saber cómo usas tu dinero 
  • Ver porque no te alcanza el dinero 
  • Ver tu capacidad de ahorro

Lo único que necesitas es saber dos cosas: Cuánto ganas y cuánto gastas.

Antes de hacer un presupuesto debes de tener en mente 2 consejos para que sean lo más realistas posibles.

  1. Necesitas hacerlo cada año, con la información que todos los meses.
  2. Debes poner el día que entra el dinero para ayudar a planear tu ahorro.

Como dijimos el presupuesto se hace con base al ingreso y al gasto. En la parte de ingresos debes de poner todos los canales por los que te entra dinero y la fecha de entrada.

Ahora en la parte de gastos es un poco más complicado porque los gastos se pueden dividir en varias cosas. Pero una manera fácil de manejar tus gastos se pueden manejar de dos maneras.

  • Ordenarlos por grado de prioridad
  • Dividirlos entre gastos fijos y variables

Cuando termines de escribir todos tus gastos e ingresos tendrás el balance después de ese consumo. Puede interpretar tus resultados de esta manera para saber en donde estas parado: 

  • Mayores ingresos que gastos (con ahorro incluido): Bueno
  • Ingresos iguales que los gastos: Debes ajustar cierta cosas
  • Ingresos menores que los gastos: Actúa ahora mismo para controlar la situación 

Técnicas para registrar los gastos 

Como viste en el punto anterior hay dos maneras en la que puedes controlar los gastos en tu vida.

Nivel de prioridad

Debes escribir todo lo que salga de tu cartera, ya sea por gusto o por necesidad. Hasta tus idas al oxxo a comprar una papás escribe todo lo que gastas.

Esta opción lo que debes de hacer es registrarlos según lo que tiene más valor, hasta lo que menos importante.

Por ejemplo, para algunas personas ir a la barbería no es tan necesario pero para ti puede ser una prioridad ya sea por trabajo o porque así lo consideras.

Cuando hayas escrito las cosas en las que se va tu dinero con la cantidad, Harás esta actividad todos los meses. 

Si tienes una meta de ahorro es importante que lo pongas en la primera posición de esta tabla ¿porque?

Porque si realmente quieres ahorrar tienes que empezar por “pagarte a ti primero”. Así de sencillo.

Si crees que necesitas recortar algunos gastos comienza eliminando las categorías que están hasta abajo de tu lista (los gastos que tienen menos valor para ti).

Con esto te darás cuenta que para manejar mejor tu dinero debes de cambiar algunos de los hábitos que manejan tu vida. 

Tipos de gastos 

La mayoría de tus gastos se pueden dividir entre dos categorías: costos fijos y variables.

Los gastos fijos son idénticos mes con mes. ¡Nunca cambian!.

Estos pueden ser: 

  • La hipoteca que pagas por tu casa
  • Educación 
  • Pago de tu coche
  • Pago de mensualidades 

 Por otro lado los gastos variables pueden tener montos distintos cada mes o presentarse en distintos tiempos.

Pueden ser:

  • Tus salidas a las tiendas 
  • Entretenimiento 
  • Gatos de mascotas 

Busca la manera de reducir en ambos, por ejemplo es posible que el pago de la mensualidad de tu gimnasio sea alto, puedes ver la posibilidad de cambiarte a uno más barato. 

Ve en dónde puedes recortar  

No te olvides que siempre se puede encontrar la manera de recortar tus gastos busca en estos lugares:

  • Los gastos hormigas: De poquito a poquito se llega a una gran  cantidad, lo mismo sucede con los gastos puede ser que gastar $5 en un dulce diario no te parezca con cosas. Pero si lo ves a largo plazo en 5 años estás tirando $9,125 que podrías usar en algo más.
  • Membresías que no utilices: Si has usado el gimnasio solo dos veces al mes y estas pagando por eso $2,000 ¿lo consideras un desperdicio?
  • Pequeñas flojeras: Habrán veces que te quieras dar el lujo de comer fuera y consentirte pero puede ser un problema si se vuelve en un gasto constante solo por no querer cocinar. Porque estas perdiendo el dinero que puedes ahorrar. 

¿Qué es un fondo de emergencia y cómo usarlo?

Es realista pensar en la posibilidad que se pueda presentar situaciones que te puedan alejar de tus planes iniciales.

El fondo de emergencia no es una alcancía donde puedas sacar dinero cuando una oportunidad se te presente. Este es un dinero exclusivo para imprevistos y problemas.

Lo ideal es que manejes este fondo en una cuenta separada del resto de tus ahorros. Para que no se mezclen con la meta que te has fijado. 

Asegurate que el lugar en donde lo guardes tenga disponibilidad y lo puedas sacar sin retrasos en caso de necesitarlo. 

Considera que no sabes cual va a ser tu situación en unos años, puede ser que te vaya bien y que no lo tengas que usar. O que este dinero te libre de muchos problemas. 

¿Cuánto necesitas ahorrar?

Contesta estas preguntas para aclarar este punto:

  • ¿Cuánto gastaste en tu última emergencia?
  • ¿Cuánto te podría costar la emergencia más cara que no puedas cubrir con tu seguro (Puedes ser, quedarte sin trabajo algunos meses)?

Saca un promedio entre estas dos cantidades. Si ya empezaste a juntar para este fondo réstale lo que tengas en este momento.

De esta manera ya podrás empezar a planear lo que tienes que dedicar cada mes para crear tu fondo de emergencia. 

Tu relación con las tarjetas 

Muchas personas le echarán la culpa de sus males a los bancos y a sus inflados intereses. “¿Cómo es posible que el banco me de esa cantidad sabiendo que no gano eso? ¡solo nos quieren endeudar!”

A los ojos de estas personas el banco es el responsable de todos sus males económicos. Pero la realidad es que el único culpable somos nosotros mismos y cómo manejamos nuestras finanzas.

El banco no te pone una pistola para que gastes en comida y cosas que no necesitas “pero quieres”. 

Es cierto que el crédito en México es más caro que en otras partes del mundo, pero eso no justifica el hecho de que el único responsable de tu desgracia financiera sea el banco.

Mientras más tiempo te sientas como la víctima, jamás podrán salir de tus problemas. 

Debes de entender que un crédito bancario no es un dinero extra o un regalo, el crédito sirve para darte más flexibilidad para pagar lo que estás comprando. 

Los expertos de finanzas personales recomiendan no endeudarte por montos mayores del 30% de tu sueldo. Ya que puedes terminar ahogandote de deudas.

Un crédito puede ser una buena herramienta si la usas con planeación, además que es necesaria para crear un buen historial.

¿Cómo elegir la mejor tarjeta de crédito?

Tasa de interés: Esta cantidad puede cambiar dependiendo del banco o el tipo de producto que te ofrezcan. Es variable debido al nivel de riesgo que le representamos al banco o la situación económica en general. Mientras más complicada esté la situación más alta será la tasa de interés.

Las comisiones: En algunos bancos te exentan las comisiones si tienes más de un producto financiero con ellos.

Costo Anual Total (CAT): Abarca todos los conceptos por los que te puede cobrar el banco (impuestos, comisiones y gastos). Mientras más bajo sea este porcentaje mejor.

Si las sabes usar las tarjetas se pueden convertir en una herramienta muy útil. Lo importante es no dejarte llevar y caer en los engaños de los malos usos.

Algunas reglas para disfrutar de los meses sin interes:

  • Haz una lista de las cosas que deseas comprar para que no te dejes llevar por el momento.
  • Sé puntual con tus pagos.
  • Evita comprar si sabes que vienen periodos de gastos fuertes.
  • Úsalos en productos que tengan una vida útil mayor a los meses que tienes que pagar. Así no pagarás algo que ya no existe.
  • Saca cuentas, analiza que estas compras no sobrepasen el 30% de tus ingresos.

Si después de todos estos consejos aún así terminas en el tan nombrado burro de crédito. No te preocupes porque esto es lo que debes saber.

Las sociedades de información crediticia  (el nombre de estas bases de datos) son un registro que demuestran que tan bien o mal has pagado los financiamientos en los últimos 6 años.

Si has sido puntual con tus pagos tienes la posibilidad de mejorar tus créditos.

Cada vez que pides un crédito a una banco o institución, esta revisa tu historia para evaluar si puede dartelo y bajo qué condiciones.

Si incumples con pagos estará en tu historial durante 6 años.  Las faltas menores a 1,000 Udis se eliminan a los 4 años.

Mejora tu historial crediticio con estos consejos:

  • Paga siempre en la fecha 
  • No te sobre endeudes
  • Ten estabilidad tanto en tu trabajo como tu vida

Algo que necesitas saber antes de caer en los engaños o creer cosas que no son cierta acerca de la falta de pago de algún crédito es:

  • Deber no es delito en México, es decir que nadie te puede intimidar o meter a la cárcel.
  • Si dejaste de pagar por causa del desempleo verifica si el crédito no te protege contra esta situación.
  • La falta de pago afecta a tu historial lo que vuelve complicado que te vuelvan a ofrecer algún financiamiento.

Inversiones 

Si ya lograste organizar y mejorar tus finanzas personales y por fin estoy empezando a ahorrar. El siguiente paso es hacer que ese dinero trabaje para ti.

¿Cómo lo haces?

 Invirtiendo. Cuando era pequeña y mis padres comenzaban a enseñarme la importancia del ahorro, llegue a pensar que mientras más dinero tenga conmigo mejor. Por esa razón siempre manejaba mi dinero en casa, porque ahí estaba seguro y lo protegía.

Mientras fui creciendo me di cuenta que esto era un error porque mi dinero no estaba seguro y al final lo estaba PERDIENDO.

¿Por qué?

Porque el precio de las cosas aumenta por lo que el valor de tu dinero no es igual a lo que era hace años.

En mi caso recuerdo que mis padres me daban $20 para comer en el recreo. Con $20 pesos me alcanzaba para un sandwich, refresco y unas papas. En estos tiempo con $20 solo me alcanza para comprar unas papas, a esto se le llama inflación.

El valor de las cosas no es el mismo y tu dinero no vale lo mismo que cuando empezaste a ahorrar. 

El primer paso es empezar a ahorrar 

Así como el ahorro el tema de las inversiones no es cuanto si no empezar hacerlo. 

Existen varios métodos con los que puedes empezar y hacer una escalera que te permita invertir cada vez más.

Puedes empezar con una pequeña cantidad e ir ganando intereses para que al cabo de unos años este dinero sea suficiente para abrir un fondo de inversión.

Pero ten cuidado de las fantasías que parecen demasiadas buenas para ser real. Un ejemplo de esto fue la estafa maestra de Bernard Madoff, de donde se inspiraron para la película Lobo de Wall Street .

Consistía en tomar capital a cambio de grandes ganancias, las cuales al principio fueron efectivas, pero años más tarde se probó que se trataba de un sistema piramidal. Al día de hoy ha sido uno de los mayores fraudes de la historia.

Lo triste de esta historia es que muchas personas nunca volvieron  a ver su dinero. 

¿Inversiones en forex?

Las inversiones en FOREX son un tanto riesgosas, hasta los financieros comentan que son más complicadas que invertir en acciones de la bolsa ¿porque?.

Porque las divisas son muy volátiles, el problema es que no es un mercado que esté regulado por ninguna institución financiera Mexicana. 

Esto quiere decir que no tienes a donde acudir si tienes algún problema. 

Si quieres saber qué asociaciones están reguladas puedes entrar al Padrón de entidades Supervisadas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. 

La bolsa de valores

La bolsa de valores en pocas palabras es como un banco para las empresas. Las empresas venden acciones que representan una pequeña parte de la empresa para financiar ya sea proyectos, estrategias, mejoras o crecimiento.

Cuando la empresa da a conocer sus ganancias en el reporte trimestral. Las acciones de los inversionistas pueden subir más un rendimiento.

El rendimiento dependerá de lo bien o lo mal que le haya ido a esta empresa.

Si no tuvieron los resultados esperados (ya sea por distintas causas como aumento de competencia, algún problema climatológico o demora)  las acciones pueden bajar su valor. 

No se trata de invertir en la bolsa toda la vida, se trata de analizar el momento perfecto para entrar y salir. No solo basado en un impulso o el pánico.

Fondos de inversión 

Los fondos de inversión juntan el dinero de los pequeños y medianos inversionistas y compran instrumentos financieros que no podrían comprar por su cuenta.

Tu como pequeño inversionista mencionas a que fondo quieres entrar y estas instituciones juntan tu dinero con el de otras personas para entrar a este mercado. Con el objetivo de darte el rendimiento que se genera. 

Al entrar te hacen un portafolio en donde dividen tu dinero en diferentes instrumentos con niveles de seguridad y plazos de duración.  

Otras maneras de invertir 

No solo existen estas opciones si no que te puedes encontrar con varias opciones para que tu dinero esté trabajando.

Alguna de ellas puede ser:

  • Bienes raíces 
  • Lotes de inversión 
  • Franquicias 
  • En tu propio negocio 
  • Empresas de tipo Start-up

El objetivo de esto es que no solo te quedes con tu dinero asentado sino que te produzca un bien futuro.

Conclusión 

Este libro tiene muchas enseñanzas que puede convertir a cualquier persona que no sepa nada de finanzas en un pequeño contador de sus finanzas personales.

Sofia Macías te explica con ejemplos algunos conceptos que por lo general parecen demasiado complicados para entender. Si deseas mejorar tu situación financiera este es el libro con el que debes de empezar.

Sofía Macías
Sofía Macías

Sofía Macías es una escritora mexicana experta en finanzas personales. Empezó escribiendo en su blog dedicado a ayudar a mejorar las finanzas personales de sus seguidores, lo que le permitió publicar su libro “Pequeño cerdo capitalista”.

Te recomiendo leer: Despertando Al Gigante Interior Resumen

Compartir
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.