Top

Jefes tóxicos

Al entrar a una empresa existen muchas expectativas. Has pasado el proceso de solicitud y entrevista. Estás emocionado. Pero al comenzar tus labores y con el pasar de los días te das cuenta de ciertas actitudes. Tu jefe no es lo que esperabas.

Según Gallup, el 60% de las personas se sienten miserables en el trabajo por su jefe tóxico.

No es extraño encontrarse con personalidades muy diferentes a la tuya. Pero hay una gran línea que divide el choque de personalidad con alguien tóxico.

El libro de John Maxwell “Lecciones fundamentales que todo líder necesita” afirma que:

Los colaboradores que abandonan una empresa lo hacen debido a sus gerentes. Las personas renuncian a las personas, no a las empresas; Muchas veces se debe a la falta de liderazgo del mismo.

7 tipos de jefes tóxicos 

  • El que tiene favoritos.

Es el jefe “amigable” y no de manera positiva. Bloquea al equipo para su desarrollo. Suele realizar invitaciones fuera del trabajo y dedica su tiempo a chismes de oficina. 

No es justo ni objetivo. No sabe separar relaciones personales a laborales.

Este tipo de jefe se aprovecha de su influencia para hacer amigos. Elige favoritos y divide a los colaboradores. Muchas veces se sienten frustrados porque no escuchan sus ideas e inconformidades. 

El jefe no es capaz de tomar decisiones difíciles que involucran a su círculo de amigos. Aún cuando no lleguen a sus objetivos. No puede establecer un límite entre lo laboral y la amistad.

¿Cómo trabajar con un jefe con favoritos?

No permitas que su posición te intimide. Establece límites para tomar el control de la situación. Se amable y cumple con tus objetivos. Pero no tengas miedo de decir NO. Al tomar una postura de límites que no van con tus valores. Tendrás una relación cordial y amigable con tu jefe.

  • El Microgerente.

Te hace sentir como si te vigilara todo el tiempo. El microgerente, se resiste a delegar el trabajo. Si delega se convierte en un espía invasivo.

Presta sobre atención a pequeños detalles, los cuales (en muchas ocasiones) no son lo más importantes.

Ignora la experiencia y conocimiento de sus colaboradores. Esto hace que su equipo se sienta desmotivado. Sienten que su jefe no confía en ellos y que no llenan sus expectativas.

“Rodéate de las mejores personas que puedas encontrar. Delega autoridad y no interfieras mientras se lleve a cabo las políticas que se han decidido.” Ronald Reagan, ex Presidente de los Estados Unidos 

¿Cómo trabajar con un microgerente?

Se una persona flexible, competente y disciplinada. Ten comunicación constante. Estas actitudes permiten mayor confianza. Podrás trabajar con sus expectativas y “anticipar” las preguntas que puedan surgir y ofrecer una solución. 

Observa tendencias y escucha sus comentarios frecuentes para poder entender lo que necesita. 

También puedes solicitar reuniones para crear compromisos que te permitan alcanzar tus metas. 

Si sientes que, aún con la calidad de tu trabajo sobre analiza todos los detalles no permitas que eso influya en tus sentimientos. Esto solo te dará más estrés y  bajo rendimiento. 

Si esto ocurre no tengas miedo de acercarte y decirlo.  Si sientes que no eres escuchado. Es momento de cambiar de dirección. 

  • El tirano.

Este tipo de jefe utiliza métodos maquiavélicos y suele tomar decisiones para alimentar su ego. Su prioridad #1 es mantener el poder:Intimida para obligar a hacer lo que él quiere. 

– Utiliza un tono de voz alto. 
-Habla con sarcasmo. 
-Señala sin investigar
-Realiza críticas hirientes y humillantes a sus colaboradores. 

Este jefe frena el desarrollo de su equipo. Impide que avancen profesionalmente. Una de las razones es por temor a sentirse opacado o superado por otros. 

¿Cómo trabajar con jefe tirano?

Construye una comunicación abierta con tu jefe. Descubre el estilo que prefiere.

  1. 1 a 1.
  2. Videollamadas
  3. Correos electrónico 

Mantén esa línea hasta que puedas ser escuchado. 

Soluciona problemas en lugar de crearlos. Recomienda un curso de acción. Esto puede ser difícil pero una de las características de un jefe tirano es su ego. 

El mejor consejo que te puedo dar: NO SOPORTES A UN JEFE TIRANO. Nadie tiene derecho a humillarte. Nadie tiene derecho a pasar sobre ti. Nadie tiene derecho a faltarte el respeto. Y sobre todo valorate.  

  • El incompetente.

Este jefe fue ascendido sin contar con el perfil adecuado. Tiene nulas capacidades y no cuenta con las habilidades para cubrir el puesto. 

No significa que no tenga potencial para el puesto. Pero es probable que existan personas con más conocimientos y habilidades para ocupar la posición.

¿Cómo trabajar con un jefe incompetente?

Es normal que te sientas frustrado si eres una persona que cuenta con la experiencia  y capacidad para ocupar el puesto. 

Lo primero es identificar cuál es su reacción ante tu nivel de conocimiento. ¿Se siente intimidado o no? Esto va a marcar la diferencia de como trabajar con esta persona.

Si identificas que es una persona abierta a escuchar. Y no se siente intimidado por el hecho que alguien de su equipo tenga más capacidad en ciertas áreas.  

Lo mejor que puedes hacer es:

-Trabajar de la mano. 
-Proponer ideas de manera objetiva
-Dejar tu ego en la puerta. 

Al final. Si el proyecto funciona todos se benefician.

  • El Robot

Los procesos automatizados y uso de datos para tomar decisiones ha cambiado la forma de evolución de las empresas. 

Es importante conocer las métricas de los colaboradores. Pero no hay que olvidar que trabajamos con seres humanos que sienten, piensan, sueñan y tienen inquietudes. 

Un jefe robot toma decisiones que solo se basan en números.No busca conectar con sus colaboradores. Es incapaz de dar información sin datos. Para estas personas los empleados solo son un número y un rendimiento. 

¿Cómo trabajar con un jefe robot?

Habla su idioma. Cuando surja una idea ten información con respaldo.  

Encuentra indicadores que considera importantes y con los que evalúa a sus colaboradores. Esto te ayuda a conocer que es lo que busca y alinearte a sus expectativas.

Cuando trabajé como supervisora del área contable de una empresa. Tuve un jefe Robot. Solía llegar con enormes tableros preocupado por mi falta de rendimiento. Era muy frustrante porque esta persona desconocía los procesos contables que se realizan para cumplir con los reglamentos de Hacienda. 

¿Cómo lo solucioné? Le pedí una reunión con todos los documentos que manejaba para darle más visión y transparencia.

Se dio cuenta que no todo se trata de número. Era necesario seguir lineamientos. 

Al final entendió la situación y se realizaron cambios para ajustar los indicadores de rendimiento.

  • El visionario

El visionario busca la vanguardia e innovación. implementa nuevas tecnologías y visión empresarial. 

Pero al ejecutar las tareas y procesos cambia de idea.  Esto hace que busques la forma de resolver lo que quedó al aire. Sin instrucción, capacitación y, muchas veces la autoridad necesaria.

¿Cómo despegar el proyecto con un jefe visionario?

Una manera práctica: La planeación.

Al ejecutar una estrategia innovadora investiga sobre la idea. Divide para poder analizar cada aspecto a detalle. Crea una línea de tiempo para ejecutar con los seguimientos adecuados. Programa reuniones periódicas. Realiza preguntas de manera crítica. Muestra obstáculos que puedan surgir. 

La metodología SCRUM puede ser un gran aliado ante este tipo de jefe. Podrán pactar seguimientos y podrá comprometer su parte en el proceso.

  • El ausente 

El ausente se caracteriza por no desempeñar su papel. No cumple con sus obligaciones. Nunca está cuando se necesita.

Pueden pasar dias sin verlo. Y si tratas de enviarle un correo electronico o llamada rara vez responde.  

Tiene un intermediario que imparte instrucciones. Y siempre está “ocupado”.

El ausente no conoce la situación actual de su equipo ni actividades.  No tienes con quien aclarar duras. Hacer consultas o informes sobre un tema.

Esto genera estrés en los equipos.

¿Cómo trabajar con un jefe ausente?

Si el jefe es difícil de localizar, haz que sea fácil el contactarte. Usa un calendario virtual para que tu jefe pueda ver tu disponibilidad y reservar una reunión.

Filtrar información y enviar lo necesario evitará abrumar a tu jefe y tomar acción de una forma mas rapida. 

Crea un sistema transparente de actividades y entregas para tus proyectos. Actualiza el documento de acuerdo a las prioridades de tu jefe.

Es importante dar aviso sobre problemas graves. Los jefes ausentes odian las sorpresas, debido a su poca “disponibilidad”. 

Es importante estar en comunicación sobre los aspectos de la organización para enviar alertas con tiempo ante cualquier situación. 

Conclusión 

Es muy desgastante tener un jefe tóxico. Esto afecta tu salud mental, física y emocional. 

Elige tus batallas y decide cuáles valen la pena y cuáles dejar ir. Es importante poner primero tu salud.

Un lugar de trabajo saludable se debe basar en el respeto, tolerancia, esfuerzo, meritocracia, confianza y motivación.

Si no te sientes a gusto en tu lugar de trabajo. Renuncia. 

Compartir
No hay comentarios

Deja tu comentario